Día: 21 septiembre, 2013

¿Tiene un familiar con Alzheimer? Conozca cómo actuar frente a ellos

Posted on


Imagen

Una enfermedad que no solo afecta al que la padece, sino a su entorno más cercano. Según especialistas, el familiar «cuidador» también está enfermo por culpa del Alzheimer porque se ve atrapado por la enfermedad. 

Las 24 horas del día, durante 365 días al año, hay que estar pendientes de estos pacientes, lo que supone una dependencia absoluta para el cuidador. «Es una carga excesiva para el familiar debido a que no existen los recursos públicos necesarios para que se atienda satisfactoriamente al enfermo», detallan. 

Tradicionalmente en las familias siempre ha habido algún miembro que, movido por el cariño y las conviciones sociales, ha estado dispuesto a asumir la responsabilidad de los cuidados y atenciones de estas personas dependientes. 

Un mayor esfuerzo 

No es previsible que la familia deje de ser el principal proveedor de servicios y atenciones a las personas dependientes, pero el miembro que asuma esta responsabilidad de cuidador principal va a tener que esforzarse mucho más para que la calidad de la atención que presta no se reduzca en intensidad. 

Personalmente les supone una renuncia vital a desarrollar el proyecto de vida que se habían planteado, lo que les provoca angustia, estrés, depresión, ansiedad… lo que se conoce como el «síndrome del cuidador quemado». 

Los cuidados les obliga a estar vigilantes las 24 horas del día, lo que les obliga a encerrarse en casa y renunciar a su vida social: hablar con sus amistades, ir hacer la compra, entre otros. 

Laboralmente conlleva un abandono de su labor profesional, sobre todo en el caso de las cuidadoras, con la considerable reducción de ingresos en el hogar. 

Consejos 

1. Prepárate con anticipación para hacer frente al dolor. No se conoce ninguna cura para la enfermedad de Alzheimer. Es fatal. La persona afectada nunca deseó esta enfermedad. 

2. Intenta no tratar a los pacientes como si fueran niños incapaces de hacer tareas sencillas, incluso si ése es el caso. Simplemente ofréceles ayuda de una manera que no sea agresiva ni demandante. Puedes comenzar diciéndoles «No te preocupes, yo te ayudo con eso» con una voz suave y amigable. 

3. No olvides cuidar de ti mismo. Los cuidadores de personas con demencia por lo general olvidan cuidar de sí mismos por estar cuidando a sus seres queridos, y como consecuencia, sufren mayor riesgo de padecer depresión, ansiedad y enfermedades físicas relacionadas con el estrés. No te saltes tus citas con el médico y con el dentista. 

4. Proporciona atención médica adecuada. Prepárate a tratar los síntomas. Algunos medicamentos ayudarán a darles mejor calidad de vida, incluso si no pueden curar la enfermedad de Alzheimer. Mantente alerta a otras enfermedades y heridas, como infecciones o rasguños en la piel. Mantente atento a las infecciones en el tracto urinario, y otros problemas relacionados con la incontinencia. 

5. Recuerda que no todas las pérdidas de memoria se deben a la enfermedad de Alzheimer. De igual forma, no todos los tipos de demencia sugieren la presencia de Alzheimer. 

6. No trates de corregir sus creencias a menudo. Al perder su memoria, los pacientes suelen recordar cosas que en realidad no ocurrieron (por ejemplo, pueden decir que tuvieron un almuerzo con un amigo que murió hace años). 

7. Busca la ayuda de profesionales. Existen cuidadores pagos y trabajadores de la salud que pueden ir a tu casa. 

Créditos para: http://globovision.com/articulo/tiene-un-familiar-con-alzheimer-conozca-como-actuar-frente-a-ellos 

Graves violaciones de derechos humanos en Corea del Norte

Posted on


0 de septiembre de 2013

Corea del Norte torturas

 

 
 
El presidente de la comisión de investigación de la ONU para Corea del Norte afirmó que a comunidad internacional no debería observar de forma impasible las violaciones cometidas por el régimen norcoreano
 
La ONU acusó al régimen de Corea del Norte de graves violaciones a los derechos humanos de su población, incluyendo el uso de la inanición intencionada y ejecuciones, según concluyó un equipo de investigadores en un informe presentado hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.
 Corea del Norte 6
Las pruebas, basadas en declaraciones de testigos apoyadas por otras evidencias, apuntan a “extendidas y graves” violaciones de los derechos humanos en el país comunista, como “torturas sistemáticas o asesinatos” que la comunidad internacional no debería observar de forma impasible, pidió el presidente de la comisión de investigación de la ONU para Corea del Norte, Michael Kirby.
 
Michael KirbyEl relator apuntó que se documentaron masivamente detenciones arbitrarias, torturas de prisioneros y otros abusos en las instalaciones penitenciarias del país.
 
Entre ellas el testimonio de “un hombre joven que está preso desde que nació, es alimentado a base de roedores, lagartos y hierba y fue obligado a presenciar la ejecución pública de su madre y de su hermano”, dijo Kirby.
Corea del Norte CV5
El representante en la ONU del régimen de Kim Jong Un rechazó el informe, que consideró una “fabricación”. “Ese material fue inventado por fuerzas enemigas y desertores”, dijo So Se-pyong. La comisión de la ONU participa en una campaña de difamación de Japón, la Unión Europea y Estados Unidos contra Corea del Norte, señaló. Su país no se doblegará a esa presión bajo ninguna circunstancia.
 
A los investigadores no se les permitió ir a Corea del Norte, pero mantuvieron reuniones en Corea del Sur y Japón con gente que huyó del país y con familiares de secuestrados por Corea del Norte.
 
En esas reuniones, una mujer contó cómo fue testigo de que a un compañero lo obligaron a ahogar a su propio bebé en una cubeta y un hombre contó que fue obligado a quemar muchos cadáveres de presos muertos de inanición y a esparcir sus cenizas en los campos.
 Corea del norte torturas 6
La comisión de investigación fue creada en marzo por los 47 Estados del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para descubrir violaciones de los derechos humanos en el país asiático e identificar a los responsables, después de la negativa del régimen para cooperar en la investigación.
 
La comisión prevé presentar un informe actualizado a la Asamblea General de la ONU en octubre y presentará sus conclusiones completas en marzo.
 

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Información
Fuente: Agencias
Créditos Para: http://www.gentiuno.com/20/09/2013/graves-violaciones-de-derechos-humanos-en-corea-del-norte/#more 

Carlos Alberto Montaner: Por qué Estados Unidos espía a Brasil

Posted on


21 de septiembre de 2013

Brasil espionaje USA

 

 
La presidenta brasilera Dilma Rousseff canceló su visita a Barack Obama. Estaba ofendida porque Estados Unidos espiaba su correo electrónico. Eso no se le hace a un país amigo. La información, probablemente fidedigna, fue brindada por Edward Snowden desde su refugio en Moscú.
 
Intrigado, se lo pregunté a un exembajador norteamericano. ¿Por qué lo hicieron? Su explicación fue descarnadamente franca: “desde la perspectiva de Washington, el brasilero no es exactamente un gobierno amigo. Brasil, por definición y por la historia, es un país amigo que nos acompañó en la Segunda Guerra mundial y en Corea, pero no lo es su actual gobierno”.
 
Somos viejos conocidos. ¿Puedo dar tu nombre, le pregunto? “No –me dice–. Me crearía un inmenso problema, pero transcribe la conversación”.
 
Lo hago.
 
Dilma y Raul Castro“Sólo hay que leer los papeles del Foro de Sao Paulo y observar la conducta del gobierno brasilero. Los amigos de Luis Ignacio Lula da Silva, de Dilma Rousseff y del Partido de los Trabajadores son los enemigos de Estados Unidos: la Venezuela chavista, primero con Chávez y ahora con Maduro, la Cuba de Raúl Castro, Irán, la Bolivia de Evo Morales, Libia en época de Gadafi, la Siria de Bashar el-Asad”.
 
“En casi todos los conflictos, el gobierno de Brasil coincide con la línea política de Rusia y China frente a la perspectiva del Departamento de Estado y la Casa Blanca. Su familia ideológica más afín es la de los BRICS, con los que intenta conciliar su política exterior”. (Los BRICS son Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).
 
“La enorme nación sudamericana ni tiene ni manifiesta el menor interés en defender los principios democráticos sistemáticamente violados en Cuba. Por el contrario, el expresidente Lula da Silva suele llevar inversionistas a la Isla para fortalecer la dictadura de los Castro. Se calcula en mil millones de dólares la cifra enterrada por los brasileros en el desarrollo del super puerto de Mariel, cerca de La Habana”.
 
“La influencia cubana en Brasil es solapada, pero muy intensa. José Dirceu, el exjefe de despacho de Lula da Silva, su más influyente ministro, había sido un agente de los servicios cubanos de inteligencia. Exiliado en Cuba, le cambiaron el rostro por medio de cirugía y lo devolvieron a Brasil con una nueva identidad (Carlos Henrique Gouveia de Mello, comerciante judío) y así funcionó hasta que se restauró la democracia. De la mano de Lula colocó a Brasil entre los grandes colaboradores de la dictadura cubana. Cayó en desgracia por corrupto, pero sin ceder un ápice en sus preferencias ideológicas y sus complicidades con La Habana”.
 
“Algo parecido a lo que sucede con el profesor Marco Aurelio García, actual asesor de política exterior de Dilma Rousseff. Es un antiyanqui contumaz, incluso peor que Dirceu porque es más inteligente y tiene mejor formación. Hará todo lo que pueda por perjudicar a Estados Unidos”.
 
Patriota y Rodríguez“Para Itamaraty, esa cancillería que tanto prestigio tiene por la calidad de sus diplomáticos, generalmente políglotas y bien educados, la Carta Democrática firmada en el 2001 en Lima es un simple papelucho carente de importancia.  El gobierno, sencillamente, ignora los fraudes electorales llevados a cabo en Venezuela o en Nicaragua, y es totalmente indiferente ante los atropellos a la libertad de prensa”.
 
“Pero eso no es todo. Hay otros dos temas sobre los cuales Estados Unidos quiere estar enterado de cuanto sucede en Brasil porque alcanza, de alguna manera, la seguridad de Estados Unidos: la corrupción y las drogas”.
 
“Brasil es un país notablemente corrupto y esas prácticas nefastas afectan las leyes de Estados Unidos de dos maneras: cuando utilizan el sistema financiero norteamericano y cuando compiten de manera ilegítima con empresas de este país recurriendo a sobornos o comisiones ilegales”.
 
“El asunto de las drogas es distinto. La producción de coca boliviana se ha quintuplicado desde que Evo Morales ocupa el poder y el camino de salida de esas sustancias es Brasil. Casi toda va a parar a Europa y nuestros aliados nos han pedido información. Esa información a veces se encuentra en manos de políticos brasileros”.
 
Las dos preguntas finales son inevitables: ¿apoyará Washington la candidatura a Brasil a ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU? “No si me preguntan a mí –me dice–. Ya tenemos dos adversarios permanentes, Rusia y China. No hace falta un tercero”. Por último, ¿seguirá Estados Unidos espiando a Brasil? “Por supuesto –me dijo–, es nuestra responsabilidad con la sociedad americana”.
 
Creo que Doña Dilma debe cambiar frecuentemente las claves de su correo electrónico.  

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner
*Periodista y escritor
@CarlosAMontaner

Créditos para: http://www.gentiuno.com/21/09/2013/carlos-alberto-montaner-por-que-estados-unidos-espia-a-brasil/

Cómo fomentar en los niños su tendencia natural hacia el bien

Posted on


Françoise Terseur
 
Cómo fomentar en los niños su tendencia natural hacia el bien

A todos nos asombra la ingenuidad de los niños y su falta de maldad. A veces, anhelamos esa inocencia perdida. ¿Será posible anclar en la infancia esa inclinación hacia lo puro que parece ser natural en la niñez?
Cortad un pedazo de madera y yo estaré ahí (palabras de Jesús en el Evangelio de Sto. Tomás).
El niño es naturalmente espiritual, porque del mismo modo que la semilla contiene el potencial de la flor, del fruto y del árbol entero, el Dios de la Creación no puede estar ausente en la semilla que contiene la esencia de la vida. Todos los seres humanos son en esencia espirituales. Pero ¿qué es lo espiritual?
Lo espiritual es el ser de la vida, la luz que en ella vive. La luz es el primer y último resultado visible del mundo. Por detrás de ella está el misterio, la fuerza que llama a todas las cosas a ser. Hoy la ciencia llama a ese misterio «materia oscura», la fuente oculta de donde nacen las enanas blancas y miles y miles de galaxias que a su vez contienen miles y miles de estrellas. Aunque dándole otro nombre, las religiones de todo el mundo hablaron de este misterio y le atribuyeron el nombre genérico de Dios o Unidad. Por ejemplo, en la China antigua el ideograma que sugiere la idea de Dios está formado por dos partes: una es una cabeza que se abre y arroja humo, o quizás vapor, desde su extremo superior, y la otra es una huella; ambos ideogramas se refieren a algo que no puede ser captado de forma objetiva, sino como la presencia de algo, una señal omnipresente.
Dada nuestra infinita ignorancia, el primer punto que debemos considerar es cómo nosotros, adultos, pensamos el mundo. Mucho de aquello que pensamos proviene de deducciones escasas y frágiles, opiniones y prejuicios llenos de dudas y conveniencias. Por eso caemos con facilidad en dos tipos de error al educar a nuestros hijos. Uno es restringirlos a una forma espiritual exclusiva por medio de una práctica religiosa determinada; la otra es despreciar cualquier orientación espiritual ignorando la necesidad de algún alimento de esta naturaleza. La primera genera fundamentalismos restrictivos, como por ejemplo, el que los niños que no estén bautizados no pueden tener acceso al Cielo, o pensar que Dios vive en las nubes y que solo aquellos que sigan una religión tienen acceso a la salvación. Esta forma de creencia aprisiona la imaginación y limita la expansión del corazón del niño, que ve a Dios con parcialidad. La segunda adormece el alma, hace al niño esclavo de las necesidades de su cuerpo y fomenta el consumismo y el egoísmo.
Los niños interactúan naturalmente en los dos mundos: el mundo visible y el invisible. Para ellos la vida va más allá de los objetos. El alma del niño está abierta a explorar el mundo y comunica con él sin ningún tipo de impedimento. Es entre los cinco y los siete años cuando el niño comienza a separar lo real de lo imaginario, adquiriendo una visión dualista, aprendiendo a diferenciar las cosas gracias a sus primeras experiencias sensoriales y cuestionando al adulto el porqué de las cosas. Recuerdo la respuesta que dio una madre a su hijo cuando este le preguntaba donde estaba Dios, ya que nunca lo había visto. La madre respondió que Dios era semejante al azúcar que el niño colocaba en su leche, que no se veía pero que daba a la leche un sabor agradable. Por más ingenua que pueda parecer esta respuesta, el niño quedó satisfecho y se dio cuenta de que Dios, a pesar de ser invisible, le daba un sabor dulce a la vida. Esta imagen, tan fácil de comprender para el niño, quedará, sin duda, grabada en su memoria y nunca olvidará que Dios se revela para apaciguar las amarguras de la vida.

El papel de la familia
A medida que el niño va ocupando su lugar en el mundo, procura identificarse con su medio; indefenso frente a lo desconocido, el niño registra cada elemento de su territorio. En sus primeros contactos con la vida, las emociones son las primeras señales de adaptación. El niño capta de forma espontánea el ejemplo, y tiene dificultad para entender los consejos verbales. Sus cimientos descansan en las imágenes modelo del padre y la madre. Un poeta escribió: «El amor por el padre es la más alta de las montañas, y el amor por la madre, el más profundo de los océanos». En verdad, las dos polaridades padre-madre representan los arquetipos de la creación del mundo: el cielo y la tierra, el fuego y el agua, lo vertical y lo horizontal. El padre indica la dirección y la elevación; la madre, el soporte y el sustento.
Estos primeros modelos alimentan la identidad del niño y constituyen sus primeras vivencias de una religión natural, hasta que un día el profesor o un maestro le pueda dar continuidad al despertar su conciencia hacia otras dimensiones de la evolución de su individualidad. De este modo, la familia constituye la tierra de origen, el terreno propicio para el crecimiento de su simiente.
La familia no es el molde de la vida, porque si así fuese, esta tendería a reproducir la misma estructura y no permitiría que la semilla revelase su particularidad y su poder de regenerar el mundo. La familia es el soporte de esta joven semilla; si la tierra es muy seca, quemará el retoño y esto se traduce en una educación muy rígida y carente de afecto. Si la tierra es muy húmeda (esto es, exceso de protección o mimos), la semilla se pudrirá y debilitará las resistencias del futuro retoño. La familia por la educación y la escuela por la instrucción constituyen los fundamentos de la vida humana. La familia aporta las piedras de fundación de esta existencia en construcción. La elevación del potencial humano dependerá de los valores transmitidos en la juventud, fortaleciendo el carácter, haciendo que en el corazón penetren nobles sentimientos y en la mente principios elevados. De este modo, podrá ser levantada la cúpula piramidal de esta catedral humana, dirigiendo todas las energías y esfuerzos hacia los sueños más altos.

La educación
Si educasen a los niños no sería necesario castigar a los adultos (Pitágoras).
La palabra educación significa, etimológicamente (educere), hacer salir, o sea, la emergencia del potencial humano. Educar es, entonces, enseñar a ser, exaltando lo mejor de cada individuo. Somos el resultado de aquello que pensamos y de lo que contemplamos, por lo cual necesitamos líneas de fuerza que estructuren las bases de una buena educación.
Los grandes tratados clásicos establecían un eje central representado por la ética o conocimiento del Bien y cuatro virtudes cardinales que constituyen la recta conducta. El instinto, responsable de los apetitos del cuerpo, sería moderado por medio de la prudencia y la templanza. Las emociones y los sentimientos responsables de las pasiones y miedos del alma serían moderados por medio de la valentía; y la razón o mente, responsable de la duda y la mentira, sería orientada por el discernimiento de la justicia. Las virtudes o valores representan aquello que puede hacernos humanos y son los fundamentos que permiten que emerja el ser espiritual.
Hace falta en nuestros días un ideal de reverencia por aquello que es noble, un modelo de vida para que los jóvenes puedan encontrar inspiración para el futuro. Todos los jóvenes necesitan desafíos para crecer, para conocer y conquistar su autonomía y hallar su valor en el seno de la gran familia humana. El primer paso en la dirección de la vida espiritual es amar el bien y dejar progresivamente de hacer el mal. Por ignorancia o negligencia cometemos errores, y estos son necesarios para poder crecer, pero perseverar en el error por falta de dirección es perder las oportunidades de hallar nuestro valor como seres humanos. Así, los siguientes pasos son activos y requieren que seamos capaces de hacer lo que es correcto, contribuyendo a un mundo mejor. Tenemos que dar la oportunidad a nuestros niños de ser pequeños héroes de lo cotidiano a través del ejemplo, ya que es educando a nuestros niños como aprendemos al mismo tiempo a educarnos a nosotros mismos.
La educación espiritual del niño depende de nuestra disponibilidad para mostrarle el lado luminoso de cualquier pequeño esfuerzo, ese mismo esfuerzo que hace que se abra la flor, y que tantas formas de vida caminen rumbo a su plena realización existencial. Mostrarle que la muerte es también una necesidad de renovación y de transformación para alcanzar estados más elevados de existencia, tal como el calor que brota de la madera quemada y la luz que de ella se libera.
Todas las formas de vida contribuyen al equilibrio y la belleza del mundo. La piedra revela su resistencia, la flor su perfume, el animal su instinto de supervivencia y el hombre su discernimiento para reproducir la belleza del mundo en su vida interior. Nos transformamos en aquello que amamos. Al enseñar a nuestros hijos el amor al bien, lo bueno y lo bello, les daremos la oportunidad de dirigirse hacia la luz como lo hace el pequeño retoño que encuentra en el sol su fuente de vida, porque sin luz, la planta se marchita y muere.
El espíritu es el sol de nuestras vidas y hace brillar cada existencia dándole color, perfume y, ante todo, un destino común a todas las formas de vida. Sentirse unido al cielo y la tierra, al agua y al fuego, al grano de arena y a la estrella lejana, ser un eslabón de una gran cadena de vida que brota en cada corazón, y hacer de esta tierra un jardín de luz para todos los niños del mundo.

Créditos para: http://www.revista-esfinge.com/salud/psicologia/item/889-cómo-fomentar-en-los-niños-su-tendencia-natural-hacia-el-bien 

Rebelión en La Granja – George Orwell

Vídeo Posted on


El mito de la caverna

Posted on


 
El mito de la caverna

 

Platón, además de un hito esencial dentro de la filosofía occidental, es un estupendo narrador de mitos, que no sólo ocupan cierta extensión en su obra filosófica sino que destacan en el conjunto de las páginas platónicas por su fuerza poética y plástica y su seducción intelectual. El mito impacta la imaginación y deja un rastro fascinante en la memoria. Resulta sorprendente que Platón no renuncie, ni siquiera en la República, a un diálogo de una alta elaboración filosófica, a los mitos como forma de expresar la verdad; de hecho, recoge quizá los más discutidos y enormes de toda la Historia. Uno de ellos es el tema de este artículo: El mito de la caverna. 

Imaginemos una caverna bajo tierra, en la que los espectadores están sentados de espaldas a la entrada y de cara a la pared. Estos espectadores están cautivos, atados con cadenas, de manera que sólo pueden mirar hacia la pared del fondo. De la caverna sale un camino en pendiente, áspero, hacia el exterior. Para los espectadores es como si no existiera la luz natural, de ahí la necesidad de un fuego bien dispuesto. Hay una tapia entre el fuego y los espectadores, y entre ella y el fuego desfilan hombres portando objetos. Estos objetos proyectan sombra en la pared de la cueva, y esas sombras son lo único que ven los espectadores. Además la pared-pantalla tiene eco, y por eso para los cautivos  parecen venir de ella las palabras que pronuncian los hombres que pasan detrás de la tapia. Un Platón de nuestro siglo hubiera supuesto un micrófono y un altavoz.  Queda claro que las sensaciones son totalmente indirectas. Los prisioneros sólo ven sombras producidas no por el medio natural de la luz del sol sino por algo que es su remedo, el fuego (sombra del sol), y no oyen la voz humana, sino el eco (sombra de la voz). Viven entre sombras de sombras. Es así como se nos hace del todo patente lo miserable de su condición. No tienen conciencia ni de sí mismos ni de cuanto les rodea, y como están atados no pueden ver ni concebir otra realidad distinta, ni que exista otra vida diferente de la que ellos mismos llevan. 

Platón afirma que los prisioneros de la morada subterránea son iguales a nosotros, por extraño que a primera vista pueda parecer. El estado físico de estos trogloditas es en lo espiritual el estado general de la Humanidad. Tenemos de nosotros mismos y de lo que nos rodea visiones deformadas por los prejuicios, pasiones, modas y distorsiones de toda índole que nos mantienen encorvados y fija la mirada en una sola dirección: los intereses de los amos de la caverna. Nos propone Platón que desatemos a uno de los prisioneros. Debido al tiempo que lleva en esa posición, tendrá los músculos entumecidos y le costará ponerse en pie y caminar, pero aunque resulte difícil, le obligaremos a subir por el sendero que conduce al exterior. Al acercarse a la boca de la caverna, quedará deslumbrado por la claridad solar, le dolerán los ojos, creerá haberse vuelto loco y querrá volver a la tranquilidad de la caverna donde todo era conocido. Para acostumbrarse deberá empezar a observar de noche, con la luz de las estrellas y de la luna. Luego podrá ver de día las imágenes reflejadas en las aguas y las sombras; más tarde verá los árboles, los pájaros, las fuentes, podrá mirar las cosas en sí, y finalmente será capaz de ver el sol, y de darse cuenta de que gracias a él existe todo y que es la causa de la vida. 

Mares de tinta se han vertido sobre la interpretación de la caverna, y como todo mito, tiene diferentes claves, unas más visibles y otras más profundas. Vamos a relacionar la caverna con la línea de conocimiento de Platón. Con esto pasamos ya del sentido literal a su sentido alegórico, simbólico, prolija y expresamente declarado por Platón mismo.  La caverna corresponde al primer segmento, representando el mundo visible, sensible. El primer subsegmento es el de las imágenes proyectadas, las cosas que no hemos experimentado, las que nos han dicho, nos han contado: la conjetura. El segundo corresponde a los objetos mismos, a los hombres que manejan estos objetos y engañan  (los amos de la caverna). Representa la opinión, peligrosa, pues no es aún sabiduría, no es  realidad. La caverna entera representa  la ignorancia y la oscuridad. El segundo segmento es el mundo exterior al que llega el prisionero que puede evadirse del antro, y representa el mundo de los objetos inteligibles, el verdadero saber, la Sabiduría. Los reflejos y mitocaverna.JPGsombras que el fugitivo se ve obligado a contemplar en los primeros momentos son las cosas que se pueden razonar y discurrir. Los objetos reales que podrá mirar al habituarse a la luz son las Ideas. Y la visión que al final sea capaz de tener del sol cara a cara será la visión inteligible de la Idea del Bien (la máxima concepción platónica que une todos los aspectos de la virtud, lo bueno, lo bello, lo justo, lo verdadero). El Bien es la causa por la que todo es. Es el aspecto más luminoso del Ser. Como el Sol que es el que da vida a nuestra Tierra, el Bien da vida a las ideas. 

Intelección, Mundo Inteligible, Sabiduría, Pensamiento discursivo, Opinión, Fe, Mundo sensible, Ignorancia, Conjetura. 

En el mito, además, los hombres de la cueva acaban por sentirse hasta cierto punto contentos con su suerte. Con su fina percepción de la naturaleza humana, no los representa Platón gimiendo y llorando, sino consagrados concienzudamente a una singular actividad, la única a su alcance: identificar con toda exactitud las sombras que desfilan y su orden de sucesión, a fin de poder predecir cuándo volverán a pasar éstas o aquéllas. De esta actividad hacen un certamen regular y lo toman con tanto ardor, dice Platón, que se otorgan entre ellos premios, recompensas, honores, adjudicados a los más hábiles en este arte de identificación y predicción. La caverna entera funciona como una maquinaria manejada por sus amos, que se aprovechan de los deseos necesarios e innecesarios de los esclavos, conocen sus gustos, pasiones, debilidades y se aprovechan de ellos en beneficio propio.  No puede concebirse una miseria mayor que la de estos infelices, y no tanto por su tortura física, sino por su total ignorancia intelectual y moral.   Cuando alguno de los presos rescatado del antro, que ha salido al exterior, se acuerda de sus antiguos compañeros de cautiverio y su lamentable estado, es posible que decida volver. No porque le guste regresar a la oscuridad de la caverna, sino por solidaridad con sus compañeros, para contarles lo que ha visto. La mayoría de las veces, como llega cegado por la luz del sol, no ve las sombras y tropieza. Por eso, los cautivos se mofan de él y le dicen que se ha vuelto loco al salir de la caverna. Peor aun, si trata de hacerles ver lo lamentable de su situación, el resultado será que se enfurezcan contra él y que, si pudieran, le matasen. 

Palabras terribles  que se han comprobado muchas veces en la Historia. Véase el caso del  mismo Sócrates, la quema de Miguel Servet, Giordano Bruno y tantos otros. Esta es la explicación de por qué siempre, en todo lugar, hay una inquisición, cazadores de librepensadores que odian la libertad de pensamiento y el estudio comparado y queman en persona o en efigie, con propaganda destructiva y acusadora, a cuanto grupo, hombre o mujer, les impida seguir con su juego de proyectar y con su manejo de la caverna.  El prisionero que asciende, sale de la cueva y contempla el mundo real, representa la ascensión del alma al mundo de las Ideas, el sendero del filósofo. Y cuando vuelve se convierte en el verdadero político platónico, que reúne todas las virtudes morales desde la honradez a la justicia, del saber al saber hacer. Es el que, una vez conocido todo lo que es, vuelve a contar sus nuevas experiencias al aire y al sol y en la libertad, para ayudar a la liberación de las cadenas y así poder ascender al mundo inteligible. En esta meditación sobre la condición humana hay una gran enseñanza. Así como a los cautivos no hay que darles la vista que ya tienen, sino hacerles volver sus ojos de las tinieblas a la luz, otro tanto habrá que hacer con el alma, ya que en ella existe la facultad de aprender y lo único que hace falta es orientarla en la dirección correcta. Y así como los forzados de la caverna no pueden ver la luz natural, tan lejana a ellos, con sólo volver la cabeza, sino que han de mitocaverna2_1.jpghacerlo con todo el cuerpo, subiendo completamente el sendero, así también hay que proceder con el ojo del alma; se trata de la educación de todas las potencias del alma, y no sólo de su potencia intelectual; es una operación que implica una vivencia, (lo que pienso, lo que hago y lo que siento: mente, corazón y acción). La educación, por consiguiente, resulta ser el arte de la conversión del alma (de toda ella), para acercarla a la contemplación del ser y de la luz.  La importancia de los mitos en diálogos de tanto calado filosófico como La República está en su honda poesía, en su belleza literaria, y en la guía que estos relatos nos dan para orientar nuestro entendimiento de la vida. Los mitos son ventanas luminosas que perduran en la memoria de todo lector de Platón. 

Sara Ortiz Rous 

BIBLIOGRAFÍA: Obras completas, Platón. Editorial Aguilar. Los seis temas de la filosofía platónica; Antonio Gómez Robledo. Fondo de Cultura económica.Introducción a Platón; David J. Melling. Editorial Alianza, 1991. Platón. El filósofo de Atenas; Álvaro Vallejo Campos. Editorial Montesino, 1996. Paideia;  Werner Jaeger. Fondo de cultura económica.

Publicación de: http://www.revistaesfinge.com/filosofia/filosofos/item/595-94el-mito-de-la-caverna 

La defensa de la ambigüedad

Posted on


La defensa de la ambigüedad

 

-Erasmo y el blanco que parece negro… y viceversa- 

Por Fabian Spina 

“La ambigüedad no como indecisión, sino como decisión de no querer perderse nada” dice M.Hopenhayn(1) en el cercano siglo XX, ¿será esto un signo de los tiempos? Las bipolaridades y las ambigüedades, que tanta mala prensa tienen en el mundo de los discursos, ¿son realmente tan negativas?, o aquellos que hablan y hablan de integridad y de la existencia de solo “un” camino, no son más que ambiguos a los que les molesta que les descubran el truco. 

En principio, rápida y lapidariamente podemos contestar la primera pregunta: no es un signo de los tiempos, desde hace muchos siglos (y digo solo eso por el extremado respeto que le tengo a la palabra siempre) la ambigüedad es una característica humana, y por lo tanto, habitante de sus expresiones, palabras y pensamientos. 

Ejemplos encontramos muchos a lo largo de la historia conocida, y sospechamos que muchos más habrá en la historia no contada. Pero no nos adentramos en estas líneas para hablar de sospechas, con lo conocido ya tenemos bastante como para entretenernos, así que allí apuntaremos nuestro siguiente rato compartido, usted leyendo, yo escribiendo. 

En este caprichoso reloj temporal viajamos hasta el 1511, Erasmo de Rotterdam escribe “Elogio de la Locura” (2), un sarcástico texto contra los poderosos de la sociedad y las jerarquías de la iglesia, y desata escándalos varios en los hombres de su tiempo. 

El humanismo cristiano evangélico era un pujante movimiento en varias zonas de Europa: Francia, Inglaterra, Alemania, España, y sobretodo en los Países Bajos, donde a Erasmo se lo reconoce como maestro y principal representante. 

El humanismo cristiano, además de enfrentarse firmemente a toda idea de guerra, tiene un rechazo general a la cultura, la ciencia, la filosofía y la religión medieval, para centrar su atención en el hombre. Y es en relación al hombre y todos estos temas -y varios más- a los que Erasmo se refiere en su libro “Elogio…” abordándolos de una manera muy particular, utilizando la ironía como recurso principal, con una agudeza y profundidad que aparece como la primera ambigüedad general, ya que dicho por él mismo, es un libro que escribió muy rápidamente casi como un pasatiempo en las largas horas de un viaje a las islas británicas. En este caso es una ambigüedad recursiva y tal vez autoreferencial, ya que el mismo relato habla y se mofa de quienes se autotitulan quasi improvisadores de discursos e ideas, cuando en realidad invirtieron años, energía y tiempo en acomodar trabajosamente ese puñado de palabras. 

Esa es apenas la primera ambigüedad de un libro y un escritor llenos de relaciones encontradas, de infinidad de matices que se prestan a que el lector deba hincarle el diente con sumo cuidado, sin quedarse con el primer sabor… y muchas veces ni el segundo, ni el tercero. Es recomendable ir con alto grado de atención y calma, para tratar de encontrar algo cercano al verdadero contenido de esta golosina de quinientos años. 

Erasmo utiliza un recurso muchas veces despreciado por los puristas de la literatura: escribir en primera persona. Pero lo inquietante, atractivo y desconcertante, es que esa primera persona es justamente “la locura”, y ese detalle naif, que parece hasta ingenuo, funciona de colosal escudo frente a muchos factores. El hecho de que el relato lo lleva la ficticia palabra de la propia locura le abre el camino para poder expresarse con desparpajo frente a cuestiones que en el siglo XVI le hubieran traído algunos problemas un poco más graves que apenas las duras críticas que recibió de los intelectuales de su época. Críticas de las que se empezó a reír en el mismo momento de comenzar a escribir las páginas de su libro. 

Críticas, que fueron los predecibles rebotes de las críticas que Erasmo plasmó en su escrito hacia muchas direcciones: griegos, romanos, estoicos, retóricos, pitagóricos, eclesiásticos, intelectuales contemporáneos, filósofos, artistas, nobles, a todos ellos este señor tuvo algo que decirles, y más allá de las coincidencias o las discrepancias con sus conceptos, el factor que nos llama a mencionarlo en estas presentes líneas, es la habilidad y extremado talento que Erasmo muestra como escritor, apelando a una herramienta muchas veces despreciada: la sra. ambigüedad. Sin esta señora, este libro no hubiera podido salir de las manos del escritor y no hubiera podido ser la semilla de importantes preguntas y planteos que se vienen haciendo sus lectores desde que Erasmo en lugar de mirar hacia los campos y bosques llenos de neblina inglesa, decidió tomar una pluma y regalarnos su filosofía en forma sonrisa y dualidad. 

“… el hecho es que los reyes no gustan de la verdad. Pero mis insensatos tienen la cualidad maravillosa de poder decir no sólo la verdad, sino insolencias manifiestas, y, con todo, ser oídas con agrado. Así, algunas palabras podrían costar la vida del sabio, mientras que proferidas por un bufón resultan relajantes. La verdad lleva en sí misma el don de agradar con tal que no ofenda; y los dioses sólo han concedido este don a los insensatos.” (Elogio de la Locura, Cap 36) 

Animándonos a ir aún más atrás (apróximadamente 300 a.C.), podemos mencionar a Epicuro, y su defensa del placer como bien supremo, en este caso la ambigüedad no está en eso, pero sí en como lo tomaron (y lo siguen tomando) algunos de sus seguidores o detractores que levantaron banderas rivalizando contra conceptos platónicos (y luego estoicos) que encuadran a los sabios evitando el camino de los placeres … si nos tomamos un momento para deshojar esta margarita, y teniendo en cuenta que Epicuro jerarquiza al concocimiento y a la sabiduría como máximos placeres, podemos notar que las veredas en realidad no son tan opuestas. 

En este ida y vuelta a través de la línea de tiempo, emprendemos el camino de regreso al presente, haciendo una escala en la mitad del siglo XIX, para contactar a uno de los principales referentes de la brillante literatura rusa de ese momento: Fiodor Dostoievski. Quien en su afamada novela “Crimen y castigo” nos regala ambigüedades en muy diversas formas. Su protagonista (el recordado Raskolnikov) pretende hacer un bien utilizando el mal como herramienta, es decir, estaba convencido de que asesinando salvajemente a una anciana usurera, liberaría de la opresión y la explotación a su entorno social, apoyado en la idea que Raskolnikov se siente más allá del bien y del mal, por lo tanto no hay culpa ni arrepentimiento. Este concepto es el que utiliza el controvertido Niestche tiempo después para su idea de Superhombre, pero es el propio Dostoiesvky quien ya le había dado respuesta: Raskolnikov finalmente no pudo superar su ambigüedad y buscó alivio en la confesión a las autoridades y en los años de cárcel en Siberia. 

Y por último, mirando alrededor en nuestro presente, se me ocurre apuntar uno de los innumerables ejemplos de canibalismo empresarial, falsos arquetipos de éxito enfundados en Sociedades Anónimas que, entre muchas otras obscenidades y pedanterías, ejecutan donaciones y participan de acciones benéficas, que a simple vista parecen nobles actitudes, pero en el fondo no son más que artilujios legales para lavar dinero o reducir impuestos y así potenciar sus beneficios personales. 

Resumiendo, ¿se puede ser admirador de los clásicos y reírse de la falta de sensibilidad y del ceño fruncido de los pensadores de la Grecia esplendorosa, o de Séneca y sus estoicos amigos? 

¿se puede criticar de manera obscena, evidente y pública, la estructura, los procederes y los altos mandos de una Iglesia que era ley indiscutible, sin ser alimento de hogueras, fantasma desterrado o refugiado mito clandestino? 

¿se puede transcender varios siglos hablando de profundos valores filosóficos mientras se relata la inutilidad de ellos, de manera detallada e íntegra, respaldando cada palabra, cada punto, cada adjetivo y cada silencio, dando tiempo para tomar aire después de la sonrisa? 

¿se puede pensar que todos los criminales son desalmados y egoístas? 

¿se puede observar con admiración toda acción de caridad? 

Pues… depende. 

La ambigüedad puede ser tan mala como la maldad con que se usa, o la ignorancia del que la recibe. Depende de quien la utiliza, del como y con qué objetivo. 

Aún ella, con su peyorativa fama, nos puede regalar buenos resultados si nuestras intenciones son buenas. 

(1) Martín Hopenhayn, nacido en New York en 1955, recibido en la universidad de filosofía de París, luego de haber pasado por la de Chile y Buenos Aires. Publicó varios libros con temática filosófica literaria. Desde hace 20 años vive en Santiago de Chile donde trabaja en temas de desarrollo social y cultura en Naciones Unidas. 

(2) “Moriae Encomium” (latín), “Morías Encomion” (griego), significa: elogio, loa, alabanza, exaltación de la necedad, estulticia, insensatez. Conservando la traducción clásica y popular castellana: “Elogio de la locura”. 

Bibliografía: “Elogio de la locura”. Alianza editorial. Introducción, traducción y notas: Pedro Rodriguez Santidrián

Publicación de: http://www.revista-esfinge.com/filosofia/filosofos/item/719-18la-defensa-de-la-ambigueedad 

La profecía de George Orwell: manipulación mental en masa

Posted on


José Carlos Fernández
 
La profecía de George Orwell: manipulación mental en masa

La idea de que podamos ser manipulados en aras de oscuros intereses sin ser conscientes de ello traspasa la barrera de la ficción y se asoma como posibilidad al mundo real bajo el análisis del autor.
Todos nos sentimos estremecidos al leer 1984, de George Orwell, o al presenciar alguna de sus versiones en cine. La manipulación mental en masa, la pérdida del sentido de individualidad, el alma vaciada de cualquier impulso generoso e idealista, la traición a nuestras íntimas convicciones y a aquellos a quienes amamos, forman parte del escenario de terror de esta obra. En ella, Orwell alertaba del peligro del comunismo staliniano y sus métodos de manipulación y destrucción del ánimo basándose en el miedo. Critica también la pérdida de palabras del lenguaje, la vulgarización de las expresiones y, algo aún peor, la introducción de palabras y estructuras lingüísticas que no corresponden a ningún significado o que desestructuran la mente, como si fuesen virus informáticos. Un ejemplo, en esta lengua, que Orwell llamó Novilingua, es la palabra Duplipensar, que es “la capacidad de guardar simultáneamente en la cabeza dos creencias contradictorias y de aceptarlas ambas, sin conflicto”. Esto significa la pérdida de la inteligencia y de la libertad interior, la incapacidad de elegir, de meditar y seleccionar según un criterio propio aquello que creemos más válido, más cierto.
Resulta curioso comprobar que muchas de estas palabras son muy semejantes en estructura a las simplificaciones propias de los términos informáticos, lo que no sería alarmante si después estos términos no pasaran a la lengua cotidiana. En resumen, estamos ¿“in” o “out”?, o es que quizás vamos a tener que “reiniciarnos”, porque tenemos un hacker que nos está provocando dolor de cabeza.
Como decía Séneca, sabemos que es la vida quien configura la lengua, pero también es cierto que el cómo hablamos expresa nuestra visión del mundo. El sumergirnos en la literatura clásica nos permite no olvidar una visión poética de la vida, y el universo mental de un Shakespeare, Camões, Cervantes o Tolstoi es tan pletórico de matices y colores, que el nuestro, en comparación, es grisáceo y sin demasiados tonos. Retirar antónimos y sinónimos de los diccionarios, como hacía el Gran Hermano en la obra de Orwell, era un modo de idiotizar y hacer más mansos a los ciudadanos, y por desgracia, comprobamos hasta qué punto fue certera su visión del futuro.
El libro 1984 es una metáfora de nuestras sociedades modernas y los sistemas de control de masas, omnipresentes –como el Gran Hermano– en la sociedad de consumo y globalización económica actual. George Orwell combatió denodadamente contra la enfermedad que lo devoraba, la tuberculosis, para poder terminar su escrito alertando así a sus contemporáneos y a las futuras generaciones del peligro que corrían. Demostró una gran agudeza al prever el poder de la televisión y su posición sagrada en el altar donde otrora brillaba el fuego del hogar. Teletela, la llama él, y sirve, no solo para ser “sorbido” mentalmente, sino también para ser vigilado por las autoridades.

Cuando toda resistencia es vencida

big brotherY sin embargo, es quizás solo ahora cuando nos encontramos con la más pavorosa de sus predicciones. ¿Recuerdan la habitación 101 donde Wingston Smith es torturado y cede a las exigencias de sus verdugos, renunciando a todo aquello que ama, a su propia alma e identidad, pues el terror le hace vaciarse, dejar de ser, besar las manos y rendir culto a quien le destruye? Este es el Gran Hermano, el dios y tótem, cristalizada imagen de la caverna platónica. Y es que esta obra es una versión dramática, sociopolítica y fundamentada en hechos históricos de la alegoría platónica de las almas-sombras encadenadas y esclavas de la propia caverna, que, como la sociedad globalizada hoy, se protege a sí misma triturando conciencias y huesos. Wingston Smith, símbolo en esta obra de “El último hombre de Europa” (este era el título original del libro de Orwell), había superado todo tipo de torturas, fiel a su alma, fiel a su amada Julia y fiel a su odio a un sistema deshumanizante. Pero en esta habitacion 101 sus verdugos penetran en las profundidades del inconsciente y hallan cuál es para cada uno el más terrible y pavoroso de todos los miedos, y ellos le dan forma. Es una sala de torturas personalizada para quebrar toda resistencia. 
Estos son los conocimientos que ahora comienzan a despuntar en el horizonte de nuestro mundo, moralmente en ruinas. Lo triste es que se trata de técnicas de magnífica ayuda al prójimo y de cuyos beneficios todos nos servimos, pero hay ya sombras que nos hacen sospechar lo peor. La Resonancia Magnética, la Tomografía Axial Computerizada (TAC) y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET) permiten un diagnóstico y análisis del organismo “en tiempo real” y con una precisión asombrosa para detectar cualquier anomalía o tumor. Los datos que suministran están siendo especialmente reveladores también en el estudio de las momias, y nos están permitiendo descifrar los secretos de cómo funciona el cerebro. Una de estas revelaciones cuyas consecuencias aún no han sido suficientemente calibradas es, por ejemplo, la que ha originado el experimento con una joven británica en estado vegetativo desde hace varios meses, trabajos efectuados por Steven Laureys, de la Universidad de Lieja, y Adrian Owen, de Cambridge. Se animaba a esta paciente en coma –y por tanto, según las teorías actuales, sumergida en la más profunda inconsciencia– a que imaginase un recorrido por su casa o una partida de tenis, y las imágenes de actividad cerebral que aparecían en el escáner de resonancia magnética coincidían con las de un grupo testigo de personas conscientes. Si esto es cierto, resulta que los pacientes que se hallan en coma, aunque no tienen ningún tipo de actividad motora voluntaria, sí son conscientes y saben lo que hablamos y, ¿quién sabe?, quizás también lo que pensamos, puesto que es posible que no se hallen estrictamente dentro del cuerpo físico, sino solo cercanos a él.
La desgracia es que en un mundo contaminado, física y moralmente, los mejores esfuerzos son contaminados por el interés y deseo de lucro, sin importar cuán devastador pueda esto ser para la condición humana. Y no olvidemos que la única verdadera calidad de vida es la que respeta el sentido de humanidad y sus valores. Es decir, sin moral no hay calidad de vida; como mucho, puede haber calidad de consumo, o sea, pan para hoy y terror para mañana. Como expresó un sabio hindú, cuyo nombre responde a las iniciales K.H., “Vivir es aspirar, crear, transformarse y triunfar. Todo lo demás es detestable vegetar en una ignominiosa supervivencia en la indignidad, la abyeccion y el caos…».
¿Quién nos defenderá de aquellos que ya perdieron sus escrúpulos, de aquellos que pueden hacer curvarse las leyes y las instituciones ante su poder, y para quienes el mundo entero es como un monopoly en que se puede comprar y vender?

La mente: una caja de seguridad abierta

George-OrwellExtractamos fragmentos de una noticia redactada en el periódico El Mundo, el 2 de diciembre de 2006, destacando en negrita y subrayando lo que nos interesa:
La mente era, hasta hace poco, la gran caja de seguridad que encerraba la solución a estos y otros enigmas, inaccesibles para la ciencia. El misterio se está empezando a desvelar gracias a las nuevas técnicas de diagnóstico por imagen. Los escáneres están penetrando sin pudor en la intimidad del cerebro y descubriendo que la razón de que unas personas se comporten de forma diferente a otras, de que enfermen o de que no respondan de igual manera a un tratamiento no es fruto de la casualidad, sino que está escrito en su estructura.
Muchas de estas ‘verdades’ se han dado a conocer esta semana en la 92 reunión de la Sociedad Radiológica Americana (RSNA, sus siglas en inglés), la gran feria de la tecnología del diagnóstico por imagen que cada año reúne en la ciudad de Chicago (EE.UU.) a más de 60.000 profesionales de multitud de disciplinas médicas llegados de todo el mundo.
Puede que a la próxima edición de la RSNA acudan también los ejecutivos de las empresas de marketing. Una de las investigaciones más llamativas presentadas en esta última ha sido un estudio alemán que ha evaluado mediante la resonancia magnética (RM) qué zonas del cerebro se activan en la mente cuando se nos presenta un producto de una potente marca.
Según explicó en el congreso Christine Born, radióloga del hospital universitario Ludwig-Maximilians de Munich, nuestra mente podría determinar qué coche nos compramos antes incluso de que nos hayamos sacado el carné de conducir y nos planteemos esa posibilidad. Este estudio pionero revela que ciertas marcas comerciales desencadenan una fuerte actividad cerebral que otras no logran despertar, independientemente del tipo de producto.
El trabajo abre la posibilidad de que las modernas técnicas de imagen vayan un paso más allá de los sondeos de opinión y de los estudios de mercado a la hora de conocer los gustos del consumidor. De hecho, pueden complementar otros métodos que se emplean en un área emergente: la neuroeconomía.
«Nuestra investigación revela que existe un proceso mental anterior al hecho de la compra y que tiene que ver en cómo se perciben y procesan las marcas en el cerebro», explicó Born, para quien este tipo de estudios puede ayudar a «comprender mejor las necesidades y demandas de los distintos grupos sociales y para mejorar su calidad de vida».
Lo primero, decir que no sabemos qué mueve a una profesion tan noble y útil como es la radiología, destinada a diagnosticar la salud o la enfermedad, a preocuparse tanto por cómo se puede determinar el coche que nos compraremos, años antes siquiera de tener el carnet de conducir. 
Lo segundo, el último párrafo subrayado debe de ser una ironía o una broma de mal gusto, o quizás esta figura del lenguaje que se llama eufemismo, y que la Wikipedia define como figura de estilo que consiste en suavizar la expresión de una idea molesta sustituyendo el término contundente por palabras o circunlocuciones menos desagradables o más pulidas (o quizás más convenientes al interés de cada uno).
¿Desde cuando el marketing se ha ocupado en comprender mejor las necesidades y demandas de los distintos grupos sociales y mejorar la calidad de vida, en vez de, hablando llanamente, saber cómo mejor vender un producto? La calidad de vida de la que se habla aquí no es, desde luego, la que pensamos nosotros, y que ya explicamos antes, sino la que utilitariamente establece la pirámide de Maslow, para quien, por cierto, el hombre no es un dios encadenado, sino un atado de deseos e instintos estructurados consciente o inconscientemente en torno al propio egoísmo, dentro de la mente humana. 
Triste visión de la naturaleza humana, que tanto dolor está causando. Es claro que se avecinan tiempos duros en que va a ser cada vez más difícil pensar con claridad y cordura, por uno mismo y según el propio criterio, saliendo de la masa oscura y anónima de la indefinición y la inercia. Y, sin embargo, ese es, según todos los sabios, nuestro verdadero destino, nuestra única opción… humana.

Créditos de: http://www.revistaesfinge.com/salud/neurociencias/item/948-la-profecia-de-george-orwell-manipulacion-mental-en-masa 

Como funciona la desinformación, Brandon Smith

Posted on


Imagen

 

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Hubo un tiempo, hace relativamente poco, en el que los gobiernos y los grupos de elites que los controlan no consideraban necesario alistarse en guerras de desinformación.

La propaganda era relativamente inequívoca. Las mentiras eran mucho más simples. El control del flujo de la información se dirigía fácilmente. Las reglas se imponían mediante la amenaza de confiscar la propiedad y la ejecución de cualquiera que se apartara de la rígida estructura sociopolítica. Los que tenían información teológica, metafísica o científica fuera de la visión colectiva, convencional y programada del mundo eran torturados o asesinados. Las elites se guardaban la información para sí mismas y eliminaban los restos del reconocimiento dominante, a veces durante siglos antes de que se volvieran a descubrir.

Con la llegada del antifeudalismo y, lo que es más importante, el éxito de la Revolución Estadounidense, los elitistas ya no pudieron dominar la información con el filo de la espada o el cañón de un fusil. El establecimiento de repúblicas, con su filosofía de gobierno abierto y de gobierno por el pueblo, obligó a las minorías aristocráticas a urdir maneras más sutiles de obstruir la verdad y mantener así su control sobre el mundo sin exponerse a la retribución de las masas. Así nació el complejo arte de la desinformación.

Se refinó y perfeccionó la técnica, la “magia” de la mentira. La mecánica de la mente y el alma humana se convirtió en una interminable obsesión para la clase dirigente.

El objetivo era maligno, pero socialmente radical; en lugar de gastar la imposible energía necesitada para dictar la forma misma y la existencia de la verdad, permitirían que se fuera al garete, oscurecida en una niebla de datos manipulados. Envolverían la verdad en un nudo gordiano de desorientación y maquinación tan estudiada que se sentirían seguros de que la mayoría de la gente se iba a rendir, renunciando mucho antes de llegar a terminar de aclarar el engaño. El objetivo no era destruir la verdad, sino ocultarla a plena vista.

En nuestros tiempos y con métodos cuidadosamente preparados este objetivo generalmente se ha cumplido. Sin embargo, estos métodos tienen debilidades inherentes. Las mentiras son frágiles. Requieren constante atención para mantenerlas vivas. La presentación de una sola verdad puede desgarrar todo un océano de mentiras, evaporándolo instantáneamente.

En este artículo, examinaremos los métodos utilizados para fertilizar y promover el crecimiento de la desinformación, así como cómo identificar las raíces de la desinformación y cortarlas efectivamente, aniquilando todo el sistema de falacias de una vez por todas.

Métodos de desinformación en los medios

Los medios dominantes, otrora encargados de la tarea de investigar la corrupción gubernamental y de mantener bajo control a los elitistas, se han convertido en nada más que una firma de relaciones públicas para funcionarios corruptos y sus manipuladores globalistas. Los días del legítimo “periodista de investigación” han pasado hace tiempo (si existieron algún día) y el propio periodismo se ha convertido en un rancio charco de así llamados “editorialistas televisivos” que tratan sus propias infundadas opiniones como si fueran hechos confirmados.

La apropiación elitista de noticias ha estado ocurriendo en una u otra forma desde la invención de la máquina impresora. Sin embargo, los primeros métodos de desinformación en los medios fructificaron verdaderamente bajo la supervisión del magnate de la prensa William Randolph Hearst, el cual creía que la verdad era “subjetiva” y estaba sujeta a su interpretación personal.

Algunas de las principales tácticas utilizadas por los medios dominantes para engañar a las masas son los siguientes:

Grandes mentiras, retractaciones insignificantes: las fuentes mediáticas dominantes (en especial los periódicos) son tristemente célebres por la publicación de noticias deshonestas y no fundamentadas en su primera plana, y por retractarse tranquilamente en la última página cuando son atrapados. En ese caso, la intención es introducir la mentira en la consciencia colectiva. Una vez que la mentira termina por salir a la luz, ya es demasiado tarde y una gran porción de la población no se dará cuenta o no se interesará cuando se conozca la verdad.

Fuentes no confirmadas o bajo control presentadas como hechos: las noticias por cable citan a menudo información de fuentes “anónimas”, fuentes gubernamentales que tienen interés propio o un plan obvio, o fuentes de “expertos”, sin suministrar el punto de vista de un “experto” alternativo. La información suministrada por estas fuentes no suele estar respaldada por otra cosa que la fe ciega.

Omisión calculada: conocida también como “selección a gusto” de datos. Una simple información o ítem raíz de la verdad puede descarrillar toda una noticia de desinformación y, por lo tanto, en lugar de mencionarla simplemente pretenden que no existe. Cuando se omite el hecho la mentira puede aparecer como si fuera enteramente racional. Esta táctica también se utiliza ampliamente cuando agentes de desinformación y periodistas corruptos participan en debates abiertos.

Distracción y elaboración de relevancia: a veces la verdad llega a la consciencia pública a pesar de todos los intentos de los medios por enterrarla. Cuando esto ocurre su único recurso es intentar cambiar la atención del público y distraerlo as de la verdad que estaba a punto de llegar a comprender. Los medios lo logran mediante la “sobre-información” respecto a un tema que no tiene nada que ver con los problemas más importantes de la actualidad. Irónicamente, los medios pueden tomar una historia sin importancia e informar sobre ella ad nauseam, ¡llevar a que muchos ciudadanos asuman que porque los medios no se callan, tiene que ser importante!

Tácticas deshonestas de debate: a veces, personas que realmente se preocupan por la búsqueda media de honradez e información legítima basada en hechos se abren paso y aparecen en la televisión. Sin embargo, pocas veces se les permite compartir sus puntos de vista o conocimientos sin que tengan que imponerse contra un muro de engaños y propaganda cuidadosamente articulada. Como los medios saben que perderán credibilidad si no permiten de vez en cuando que se pronuncien invitados con puntos de vista opuestos, preparan y coreografían debates especializados en la televisión en ambientes altamente restrictivos que ponen al invitado a la defensiva y hacen que le resulte difícil comunicar claramente sus ideas o hechos.

Los eruditos de la televisión suelen estar entrenados en lo que se llama comúnmente “Tácticas Alinsky”. Saul Alinsky fue un relativista moral y un campeón de la mentira como instrumento por el “bien común”; esencialmente, un Maquiavelo de nuestros días. Sus “Reglas para radicales” debían servir supuestamente para activistas de base que se oponían al establishment y subrayaban el uso de cualquier medio necesario para derrotar a la oposición política. ¿Pero es verdaderamente posible derrotar a un establishment construido sobre mentiras, utilizando mentiras aún más perfeccionadas o sacrificando la propia ética? En realidad, sus estrategias constituyen el formato perfecto para instituciones y gobiernos corruptos a fin de desviar el disenso de las masas. Actualmente, las reglas de Alinsky las utiliza más el establishment que los que se le oponen.

La estrategia de Alinsky: ganar a cualquier precio, aunque haya que mentir

Gobiernos y especialistas de la desinformación en todo el mundo han adoptado las tácticas de Alinsky, pero son más visibles en los debates en la televisión. Aunque Alinsky sermoneó sobre la necesidad de la confrontación en la sociedad, sus tácticas de debate están realmente pensadas para esquivar una confrontación real y honesta de ideas opuestas mediante trucos escurridizos y desviaciones. Las tácticas de Alinsky, y su usanza moderna, se pueden resumir como sigue:

1) El poder no es solo el que posees, sino el que los adversarios creen que posees.

Vemos esta táctica en muchas formas. Por ejemplo, presentar el propio movimiento como dominante y al oponente como marginal. Convencer al oponente de que su lucha es fútil. El lado opuesto puede actuar de modo diferente o incluso dudar sobre si actuar, sobre la base de su percepción de tu poder. ¿Cuán a menudo hemos oído lo siguiente: “El gobierno tiene drones depredadores? Ya no hay nada que hacer…”. Es una proyección de invencibilidad exagerada hecha para provocar la apatía de las masas.

2) Cuando sea posible, aléjate de la experiencia de tus adversarios.

No te involucres en un debate sobre un tema que no dominas tan bien o mejor que el lado opuesto. Si es posible, llévalo a una situación semejante. Ándate por la tangente. Busca modos de aumentar la inseguridad, la ansiedad y la incertidumbre en el lado opuesto. Esto se suele utilizar contra entrevistados involuntarios cuyas posiciones se ajustan para ser sesgadas en los programas de noticias de cable. Se pilla al entrevistado por sorpresa mediante argumentos aparentemente irrelevantes que se ve obligado a encarar. En la televisión y la radio, esto también sirve para perder tiempo de transmisión a fin de impedir que el objetivo exprese su propia posición.

3) Obliga a tus adversarios a ajustarse a sus propias reglas.

El objetivo es atacar la credibilidad y reputación del oponente mediante acusaciones de hipocresía. Si el táctico logra atrapar al oponente auqneu sea en el menor error, crea una oportunidad para más ataques y distrae de la cuestión moral más amplia.

4) El ridículo es el arma más poderosa del hombre.

“Ron Paul es un chalado”, “Los partidarios del oro están locos”, “Los constitucionalistas son extremistas marginales”. Es casi imposible rebatir el ridículo sin fundamento porque tiene la intención de ser irracional. Enfurece a la oposición, que entonces reacciona en tu propio beneficio. También funciona como un punto de presión para obligar al enemigo a hacer concesiones.

5) Una táctica no es buena si la gente no obtiene placer al aplicarla.

La popularización del término “Teabaggers” [denominación burlesca para partidarios del grupo político Tea Party en EE.UU., N.d.T.] es un ejemplo clásico; se impuso porque la gente parece creer que es ingenioso y les gusta decirlo. El mantener puntos de conversación simples y divertidos ayuda a que tu lado se mantenga motivado y a que vuestras tácticas se propaguen autónomamente, sin instrucción o aliento.

6) Una táctica que se practica demasiado tiempo se agota.

Ved la regla Nº 5. No os convirtáis en noticias viejas. Si mantenéis frescas vuestras tácticas, es más fácil mantener activa a vuestra agente. No todos los agentes de la desinformación son pagados. Los “idiotas útiles” tienen que ser motivados por otros medios. La desinformación dominante cambia a menudo de velocidad de un método al siguiente y de vuelta.

7) Mantened la presión con diferentes tácticas y acciones, y utilizad todos los eventos del período para vuestros propósitos.

Tratad continuamente de usar algo nuevo para desequilibrar al lado opuesto. Cuando éste domine un tema, atacadlo desde el flanco con algo nuevo. Nunca hay que dar al objetivo la posibilidad de descansar, reagruparse, recuperarse o cambiar de estrategia. Hay que aprovechar los acontecimientos actuales y sesgar sus implicaciones para apoyar vuestra posición. Nunca hay que desperdiciar una buena crisis.

8) La amenaza aterroriza más que la acción misma.

Esto corresponde a la Regla Nº 1. La percepción es realidad. Permitid que el lado opuesto gaste toda su energía a la espera de un escenario insuperable. Las calamitosas posibilidades pueden envenenar fácilmente la mente y llevar a la desmoralización.

9) La ley principal de táctica es el desarrollo de operaciones que mantengan la presión constante sobre el adversario.

El objetivo de esta presión es obligar al lado opuesto a reaccionar y cometer los errores que son necesarios para el éxito final de la campaña.

10) Si impones una negativa lo suficientemente dura y profundamente, se convertirá en lo contrario.

Como instrumentos del activismo de base, las tácticas de Alinsky se han utilizado históricamente (por ejemplo, por movimientos sindicales o especialistas en operaciones clandestinas) para obligar al lado opuesto a reaccionar con violencia contra activistas, lo que lleva a la simpatía popular por la causa de los activistas. Actualmente, movimientos de base y revoluciones falsas (o cooptadas) utilizan esta técnica en debates así como en acciones callejeras planificadas y rebeliones (considerad Siria cómo un ejemplo reciente).

11) El precio de un ataque exitoso es una alternativa constructiva.

No hay que permitir que el enemigo consiga ventajas porque uno se encuentra ante una solución para el problema. Hoy en día, esto se utiliza a menudo de modo ofensivo contra activistas legítimos, como los oponentes a la Reserva Federal. Quejaos de que vuestro oponente solo “señala los problemas”. Exigid que ofrezca no solo “una solución” sino LA solución. Obviamente nadie tiene “la solución”. Cuando no logre producir el milagro que solicitasteis, descartad todo el argumento y todos los hechos que ha presentado como injustificados.

12) Escoged el objetivo, congeladlo y polarizadlo.

Separad la red de apoyo y aislad el objetivo de la simpatía. Los partidarios del lado opuesto se desenmascararán ellos mismos. Atacad a individuos, no a organizaciones o instituciones. Se hiere más rápido a la gente que a las instituciones.

La próxima vez que veáis un debate en MSM, observad cuidadosamente a los expertos y probablemente veréis que muchas, si no todas, las estrategias mencionadas se utilizan frente a algunos individuos ingenuos que tratan de decir la verdad.

Métodos de desinformación en internet

Trolls en Internet, conocidos también como “afiches pagados” o “blogueros pagados” son creciente y abiertamente utilizados tanto por corporaciones privadas como por gobiernos, a menudo con propósitos de mercadeo o de “relaciones públicas” (Obama es tristemente conocido por esta práctica.) El “trolleo” en Internet es por cierto una industria en rápido crecimiento.

Los trolls usan una amplia variedad de estrategias, algunas de las cuales son exclusivas de internet. Éstas son solo unas pocas.

1. Haced comentarios ofensivos para distraer o frustrar: una táctica de Alinsky utilizada para emocionar a la gente, aunque es menos efectiva debido a la naturaleza impersonal de la Web.

2. Preséntate como un partidario de la verdad, luego haz comentarios que desacrediten al movimiento: Hemos visto esto incluso en nuestros propios foros – trolls se presentan como partidarios del Movimiento por la Libertad, luego colocan largas diatribas incoherentes para aparentar ser racistas o dementes. La clave de esta táctica es hacer referencias a argumentos comunes del Movimiento por la Libertad mientras al mismo tiempo se barbotean insensateces, para hacer que argumentos de otra manera válidos parezcan ridículos por asociación. Es sabido que esos “Trolls-troyanos” colocan comentarios que incitan a la violencia – una técnica que obviamente tiene el propósito de justificar las aseveraciones de propagandistas de think-tanks, que pretenden que hay que temer a los constitucionalistas como si fueran potenciales terroristas del interior.

3. Dominio de discusiones: los Trolls se interponen frecuentemente en discusiones productivas en la web a fin de apartarlas de su objetivo y frustrar a los participantes.

4. Respuestas pre-escritas: muchos trolls reciben una lista o base de datos con puntos de conversación previamente planificados, preparados como respuestas generalizadas y engañosas a argumentos honestos. Cuando las colocan, sus palabras suenan extrañamente plásticas y bien ensayadas.

5. Asociación falsa: esto funciona mano a mano con el ítem Nº 2, invocando los estereotipos establecidos por el “Troll-troyano”. Por ejemplo, calificar a los que se oponen a la Reserva Federal” de “teóricos conspirativos” o “lunáticos”; asociando deliberadamente a los movimientos antiglobalistas con racistas y terroristas internos; mediante connotaciones inherentemente negativas; y utilizando asociaciones falsas para provocar prejuicios y disuadir a la gente de examinar objetivamente la evidencia.

6. Moderación falsa: pretendiendo ser la “voz de la razón” en una discusión con partes obvias y definidas en un intento de alejar a la gente de lo que es evidentemente verídico hacia una “área gris”, en la cual la verdad se hace “relativa”.

7. Argumentos de testaferro: una técnica muy común. Aunque no lo haga, el troll acusará al lado opuesto de suscribir un cierto punto de vista y después ataca ese punto de vista. O el troll pone palabras en la boca del lado contrario y luego rechaza esas palabras específicas.

A veces estas estrategias son utilizadas por gente común y corriente con serios problemas de personalidad. Sin embargo, si se ve a alguien que utiliza frecuentemente estas tácticas, o utiliza muchas de ellas al mismo tiempo, se puede estar ante un troll de internet pagado.

Detener la desinformación

La mejor manera de desarmar a los agentes de la desinformación es conocer integralmente sus métodos. Esto nos capacita para señalar exactamente lo que están haciendo en el instante en que tratan de hacerlo. La denuncia inmediata de una táctica de desinformación mientras se está utilizando es altamente destructiva para el usuario. Hace que parezcan estúpidos, deshonestos y débiles incluso por intentarlo. Los trolls de Internet en especial no saben cómo enfrentar el hecho de que sus métodos sean desenmascarados directamente frente a sus ojos y generalmente abandonan el debate cuando ocurre.

La verdad es preciosa. Es una lástima que haya tantas personas en nuestra sociedad que perdido el respeto por ella; personas que han vendido su conciencia y su alma por recompensas financieras temporales mientras sacrifican la estabilidad y el equilibrio del resto del país al hacerlo.

La psique humana vive del aire de la verdad. Sin ella, la humanidad no puede sobrevivir. Sin ella, la especie colapsará a falta de sustento intelectual y emocional.

La desinformación no solo amenaza nuestra visión del funcionamiento de nuestro mundo, nos hace vulnerables al miedo, al malentendido y la duda, cosas todas ellas que llevan a su destrucción. Puede llevar a buenas personas a cometer terribles atrocidades contra otros o incluso contra sí mismas. Sin un esfuerzo concertado y organizado por neutralizar las mentiras producidas en masa, el futuro ciertamente será frío y sombrío.

Contacto: brandon@alt-market.com

Este artículo se publicó originalmente en Alt-Market

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article32163.htm 

 

El odio y la mentira:entrevista a Albert Camus

Posted on


Imagen

 

(1951) Entrevista a Albert Camus. Le progés de Lyon.

 

-¿Le parece lógico comparar las palabras “odio” y “mentira”?
Albert Camus:-El odio es en sí una mentira. Hace el silencio, instintivamente, en torno a toda una parte del hombre. Niega lo que, en cualquier hombre, merece compasión. Miente, por lo tanto, esencialmente sobre el orden de las cosas. La mentira en cambio es más sutil. Cabe mentir sin odio, por simple amor a sí. Por el contrario, todo hombre que odia se detesta en cierto modo a sí mismo. No hay pues, un nexo lógico entre la mentira y el odio, pero hay una filiación casi biológica entre el odio y la mentira.
-En el mundo actual, presa de las exasperaciones internacionales, ¿no adopta a menudo el odio la máscara de la mentira? Y la mentira, ¿no es una de las mejores armas del odio, la más pérfida y quizá la más peligrosa?
Albert Camus: -El odio no puede adaptar otra máscara, no puede privarse de esa arma. No se puede odiar sin mentir. Y, a la inversa, no se puede decir la verdad sin reemplazar el odio por la comprensión, que no tiene nada que ver con la neutralidad. Un noventa por ciento de los periódicos, en el mundo de hoy, mienten más o menos. Y es porque son, en diferentes grados, portavoces del odio y la ceguera. Cuanto más odian, más mienten. La prensa mundial, con algunas excepciones, no conoce hoy otra jerarquía. A falta de cosa mejor, mi simpatía recae en los raros que mienten menos porque odian mal.
-Rostros actuales del odio en el mundo, ¿los hay nuevos, propios de las doctrinas y las circunstancias?
Albert Camus: -El siglo XX no ha inventado el odio, por supuesto. Pero cultiva una variedad particular que se llama odio frío, maridado con las matemáticas y los grandes números. La diferencia entre la matanza de los inocentes y nuestros ajustes de cuentas es una diferencia de escala. ¿Sabe usted que en veinticinco años, desde 1922 a 1947, setenta millones de europeos, hombres, mujeres y niños, fueron desarraigados, deportados o asesinados? En eso se ha convertido la tierra del humanismo, a la que, pese a todas las protestas, hay que seguir llamando la innoble Europa.
-¿Importancia privilegiada de la mentira?
Albert Camus: -Su importancia proviene de que ninguna virtud puede aliarse con ella sin perecer. El privilegio de la mentira estriba en vencer siempre a quien pretende servirse de ella. Por eso los servidores de Dios y los amantes del hombre traicionan a Dios y al hombre por razones que ellos creen superiores. No, ninguna grandeza se ha fundado jamás sobre la mentira. La mentira permite a veces vivir, pero nunca eleva. La verdadera aristocracia, por ejemplo, no consiste sobre todo en batirse en duelo. Consiste sobre todo en no mentir. La justicia, por su parte, no consiste en abrir ciertas prisiones para cerrar otras. Consiste sobre todo en no llamar mínimo vital a lo que apenas basta para mantener una familia de perros, ni emancipación del proletariado a la supresión radical de todas las ventajas conquistadas por la clase obrera desde hace cien años. La libertad no es decir lo que sea y multiplicar la prensa amarilla, ni instaurar la dictadura en nombre de una futura liberación. La libertad consiste sobre todo en no mentir. Allá donde la mentira prolifera, la tiranía se anuncia o se perpetúa.
-¿Asistimos a una regresión del amor y la verdad?
Albert Camus: En apariencia hoy todos aman a la humanidad (les gusta sangrante, como los chuletones) y todos están en posesión de una verdad. Pero eso no es sino una suprema decadencia. La verdad pulula sobre sus hijos asesinados.
-¿Dónde están “Los justos”de la hora presente?
Albert Camus: En las cárceles y los campos de concentración, en su mayoría. Pero en ellos se encuentran también los hombres libres. Los verdaderos esclavos están en otras partes, dictando sus órdenes al mundo.
-En las actuales circunstancias, ¿no puede ser la Navidad un motivo de reflexión sobre la idea de tregua?
Albert Camus: ¿Por qué esperar a Navidad? La muerte y la resurrección son de todos los días. De todos los días, la injusticia y la verdadera rebelión.
-¿Cree usted en la posibilidad de una tregua? ¿De qué tipo?
-Albert Camus: La que obtendremos al final de una resistencia sin tregua.
-Ha escrito usted, en el mito de Sísifo: “Sólo hay una acción útil, la que reharía al hombre y a la tierra. Yo no reharé nunca a los hombres. Pero hay que hacer como sí”. ¿Cómo desarrollaría usted hoy esta idea, en el marco de nuestra entrevista?
-Albert Camus: Yo era entonces más pesimista que ahora. Es cierto que no reharemos a los hombres. Pero tampoco los rebajaremos. Al contrario, los levantaremos un poco a fuerza de obstinación, de lucha contra la injusticia, en nosotros y en los demás. Nadie nos ha prometido el alba de la verdad, no hay un contrato, como dice Louis Guilloux. Pero la verdad hay que construirla, como el amor, como la inteligencia. Nada nos ha sido dado ni prometido, en efecto, pero para quién acepta emprender algo y arriesgarse, todo es posible. Esa es la apuesta que hay que hacer en estos momentos. Cuando nos sofocamos bajo la mentira y cuando estamos acorralados. Hay que hacerla con tranquilidad, pero irreductiblemente, y las puertas se abrirán.

Volumen 3. Obras completas Albert Camus. Alianza Editorial. 1996