Día: 23 octubre, 2013

Denuncian que 40 venezolanos están incomunicados en el aeropuerto de Madrid

Posted on


Imagen

 

(Valencia, 23 de octubre. Noticias24 Carabobo) Según afirma el portal Noticia Al Día, desde el lunes se encuentran detenidos 40 venezolanos en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en España, por la supuesta falta de un documento que le permita la entrada al mencionado país europeo.

Betsabé Correa, un familiar de los afectados, quien se encuentra en Venezuela, se comunicó con el diario para denunciar que por la presunta falta de una Carta de invitación o Asistencia Internacional de alguien residente es España, a 40 criollos se les ha imposibilitado salir del aeropuerto.

En el lugar, reclamó la declarante, las autoridades españolas les han quitado a los viajeros detenidos los documentos personales, sus celulares y los mantienen a la expectativa de alguna respuesta que les permita su circulación por esa nación.

Correa, quien se ha podido comunicar con su pariente gracias a que entre los 40 detenidos lograron comprar un celular y una tarjeta para llamadas internacionales, aseguró que las víctimas permanecen aisladas, sin permitirles ni siquiera poder sacar dinero (euros) de algún cajero, ni realizar ninguna compra.

“Hay personas que tienen boletos comprados hacia otros lugares de Europa, hoteles pagados para sus vacaciones, y no los dejan ni bañarse, ni lavarse la cara, ya que no tienen nada”, denunció.

Acotó que la problemática se presenta sólo con los viajeros que acudieron a España con la aerolínea Conviasa, y que el argumento de las autoridades españolas no es válido, porque varios de los detenidos poseen la carta de invitación.

Detalló que el vuelo salió a las 4.30 de la tarde de ayer de Caracas y llegó a la 1.20 de la madrugada a España. Desde entonces, los 40 venezolanos permanecen, prácticamente, secuestrados en el recinto.

“Ellos (autoridades españolas) también dicen que los 40 viajeros no tienen los suficientes euros para gastar en Madrid, por eso no los dejan salir del aeropuerto. Sin embargo, eso es falso, porque sí poseen dinero y, además, sus recursos fueron aprobados por Cadivi”, relató.

El pariente de Correa le notificó que, según los oficiales del aeropuerto, las víctimas van a seguir detenidas en un cuarto del aeropuerto durante 72 horas, hasta que este jueves sean deportadas a Venezuela.

Fuente: Noticia Al Día

 

Créditos para: http://noticias24carabobo.com/actualidad/noticia/28565/denuncian-que-40-venezolanos-estan-incomunicados-y-aislados-en-el-aeropuerto-de-madrid/ 

Venezuela / MUD critica presentación de Merentes ante la AN: “Presupuesto presentado por el gobierno es irreal”

Posted on


Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 23 de octubre. Noticias24) – La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se pronunció luego de que el ministro para las Finanzas, Nelson Merentes expusiera ante la Asamblea Nacional el alcance de los Proyectos de Ley de Presupuesto para el Ejercicio Fiscal 2014 y de la Ley Especial de Endeudamiento Anual para el Ejercicio Fiscal 2014.

El ministro señaló que el presupuesto para 2014 alcanza los Bs 550.632 millones y estima que el barril de petróleo en 60 dólares. Ante esto, la MUD señala en un comunicado que “en Venezuela el presupuesto se ha desvirtuado y dejó de ser un referente válido para el proceso de formulación y aplicación de las políticas públicas”.

A continuación el comunicado completo publicado:

Ante la presentación del Presupuesto Fiscal de la Nación para el año 2014, por el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, la Mesa de la Unidad Democrática a través de un trabajo realizado por el equipo del Área Económica, fija posición al respecto bajo las siguientes consideraciones y análisis:

De nuevo comparece el ministro de Finanzas ante la Asamblea Nacional con el objeto de presentar los lineamientos de la política fiscal para el año 2014.

El presupuesto nacional de ingresos y gastos debería constituir la referencia fundamental para la política económica. Sin embargo, en Venezuela el presupuesto se ha desvirtuado y dejó de ser un referente válido para el proceso de formulación y aplicación de las políticas públicas.

Previo a cualquier consideración sobre el proyecto de Ley de Presupuesto de 2014, es fundamental revisar las premisas sobre las cuales se formuló el presupuesto de 2013 y su comparación con los datos reales de la economía, , los cuales se exponen en el cuadro siguiente.

Foto: Nota de prensa

Como puede apreciarse de la información suministrada, ninguna de las premisas se validó. Todo lo contrario, hubo un incumplimiento de todas las metas presupuestaria y actualmente la economía se encuentra literalmente a la deriva, sin una orientación clara acerca de hacia dónde se dirige la actividad económica al faltar lineamientos claros que tracen un rumbo preciso conforme a un plan de desarrollo nacional.

Una evaluación de los principios esenciales de la Ley de Presupuesto de 2014 indica que si se cumpliese su principal supuesto, referido al precio de US$ 60 por barril de petróleo, vendría una catástrofe económica social en Venezuela.

Si en términos promedios, durante 2013 el precio del barril del petróleo se ha mantenido entorno a los US$ 100,0 y con todo y ello se vive una aguda crisis económica signada por alta inflación, escasez y una caída significativa de las reservas internacionales del BCV, de más de US$ 8.000 millones, habrá que imaginar que con 40,0% menos de ingresos en divisa, la inflación se desbocaría, las reservas del BCV se extinguirían y vendría una secuencia de macrodevaluaciones del bolívar. Por tanto, todo esto constituye una prueba irrefutable de lo irreal de este ejercicio presupuestario.

La subestimación del precio del petróleo tiene como objeto negarle ingresos fiscales a las gobernaciones y alcaldías con la ya consecutiva práctica de disminuir los ingresos ordinarios y de esa forma rebajar los recursos por concepto de situado constitucional que legalmente le corresponden a los entes regionales.

Otra premisa del presupuesto presentado es el relativo a la tasa de cambio. Como ya es conocido en 2013 el gobierno estimó la tasa de cambio en Bs./US$ 4,30 y el 8 de febrero aplicó una devaluación de 46,0%.

En 2014, sucederá algo similar, se ha previsto en el presupuesto que el tipo de cambio permanecerá en Bs./US$ 6,30 a pesar de que es obvio que ese tipo de cambio es insostenible y que es inevitable habrá una devaluación del bolívar durante 2014.

Pero no se trata de cualquier devaluación la que se materializará en 2014. Los desajustes de las cuentas fiscales indican que la desvalorización del bolívar en 2014 excedería al 50,0% con lo cual la tasa de cambio se situaría en Bs./US$ 10,0 o más para de esa forma tratar el Ejecutivo de enjugar el déficit fiscal,extrayendo recursos del bolsillo de los venezolanos.

En cuanto a la tasa de inflación, se espera que 2013 cierre con un índice de inflación de aproximadamente 50,0%. Con una devaluación como la que se anticipa, caída en los niveles de producción de alimentos y la continuación del financiamiento monetario por parte del BCV para financiar el déficit fiscal, es claro que la meta de inflación cifrada entre 26,0% y 28,0% luce francamente subestimada, en la medida en que la economía ha entrado en un círculo vicioso de inflación-devaluación-inflación.

Con niveles de inflación como el comentado las remuneraciones de los trabajadores van a experimentar una caída similar al 10,0% que se ha observado durante 2013.

Con una devaluación en el entorno del 50,0% o más es muy probable que ello tenga un efecto contractivo sobre la actividad económica. Así, plantearse una tasa de crecimiento del PIB entre 4,0% y 6,0% no solamente luce irreal sino también irresponsable.

 

Créditos para: http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/201957/mud-critica-presentacion-de-merentes-ante-la-an-presupuesto-presentado-por-el-gobierno-es-irreal/ 

Venezuela / ¿Porque no ha caído, pero caerá? / Alberto Franceschi G.

Posted on


Imagen

 

Hace muchos años  un contradictor  que debatía conmigo en una asamblea estudiantil viéndose irremediablemente acorralado me espetó «a mi tu no me vas a volver loco con tu dialéctica» . En ese momento supe que quedaba poco esfuerzo por hacer  para convencer aquel joven que sencillamente  solo podía razonar en términos unidimensionales y lógico formales. La lógica es un método de análisis  precioso  y la dialéctica lo es tanto o más aún,  pero cuando  se aplica la «lógica dialéctica»,  es irrebatible lo que pueda sostenerse, porque sencillamente no hay manera  de verse acorralado por un contrario, al que solo le queda el recurso de las trompadas o de la irracionalidad verbal pura  y simple, o el insulto, que por definición  es atemporal y contrario a toda lógica y a toda dialéctica.

 

Cuando Maduro por ejemplo  dice que hay contra su gobierno una «guerra económica propiciada por FEDECAMARAS, Venancham, Consecomercio, etc,»,  eso NO ES un argumento lógico, menos aún  una tesis adherida a alguna racionalidad dialéctica,  por la sencilla razón que si alguien ha hecho esfuerzos a nombre de sus agremiados,  para tolerar y sobrellevar el absurdo de este sistema político y su  estrambótica casuística,  presentado como política económica por el chavismo, son precisamente estos  representantes empresariales.

 

Igual ocurre con  la clase política opositora: ¿puede el gobierno conseguir mayor cobardía, sujeción y  alcahuetería de parte de un polo político opositor, que hasta llegó a tolerarle afianzarse agónicamente en el poder, luego de  ser víctima de un fraude electoral masivo, como el del 14 de Abril, por parte de un CNE,  al que se aprestan DE NUEVO a rendirle honores, con la hipotética elección del 8 de diciembre aspirando a que por fin resuelva otorgarles «algodón» para las hambrientas clientelas opositoras,  que  se arrastran con tal de llegar a esa fecha del reparto, aunque ello implique  mantener en pie un gobierno técnicamente caído como el de Nicolás Maduro?

 

La lógica dice que un gobierno que está en este estado de putrefacción,  no debe ayudársele en lo más mínimo a preservar sus calendarios de relegitimaciones mediante fraudes.

 

Lo dialéctico seria estructurar un gran FRENTE  NACIONAL que llame a las FFAA a  asumir el poder político conjuntamente con un liderazgo civil responsable y acreditado por sus competencias.

 

Lo lógico es que quien funge como líder de opinión mediática frente al poder «madurista» no se sume  al coro  de los bomberos, que quieren salvarle el rabo al ilegitimo,  lanzando alertas contra la intervención militar, solo por el mezquino cálculo, ya conocido, que  no le elegirán a él, ni que habrá «elegideras» por varios años, entre otras razones  porque en este país hay que rehacer hasta el registro civil y el REP, de ciudadanos que está infectado con 2 ó 3 millones de  vagos  extranjeros subsidiados por el gobierno y que detentan  incluso centenares de miles de pasaportes, muchos de ellos con portadores mafiosos o de bandas terroristas.

 

La única  explicación de porqué Maduro no termina de caer radica en que trata, día tras día, de comprar más  grupos militares, a quienes llena de privilegios para que le sirvan de colchón a su gobierno de  delincuentes. Pero eso no sería suficiente sin el apoyo manifiesto de sus comparsas electoreras alcahuetes de la llamada oposición, que le sirven cual meretrices o geishas  para  seguir fornicándose la república, ahora con el inefable  Ramírez  cuidando las divisas que ha despilfarrado,  por varios centenares de miles de millones de dólares, en todos estos años.

 

Lo lógico es que el gobierno les ataque como personificaciones del mal, que otra cosa pueden argumentar sabiendo que la pudrición la tienen es dentro del propio régimen, lo dialéctico es suponerles como los enemigos a vencer, aunque ellos son apenas infelices apaleados  e insultados  y de ñapa cornudos. Ese es el destino de los trompos servidores, de  las peras de boxeo, para eso sirven los eunucos en una corte,  a los que siempre echan la culpa de todas las conspiraciones, y los mandan a desollar vivos  aunque sean inocentes.

 

 Lo dialectico  seria que,  en sana lógica,  la oposición asuma que a este gobierno no hay que darle ni agua porque está atravesando su último tramo de desierto de popularidad y descomposición, si se salva porque le dan el agua de  las elecciones del 8 de diciembre, es bueno que sepan que tampoco eso salvará al inviable  gobierno de estos izquierdistas ladrones trasnochados, que pretenderán  hacer pagar los platos rotos,  por ignorancia o por cinismo, a quienes  perjuraran que son su oposición política. Nadie salva a un achicharrado dándole un vaso o una jarra de agua,  solo le prolongarán su agonía de final irremediable… el madurismo tiene los días contados.

 

Quien usa la dialéctica para siempre generar percepciones  que se está frente a una  lucha de contrarios debe tener el cuidado de no aparecer  haciendo el ridículo dos y tres veces por semanas. Los humoristas que son esos seres excepcionales y simpáticos que  muestran lo más crudo de la realidad, ya  patentaron a nivel mundial que la lógica  y la dialéctica del presidente son sencillamente demenciales y ridículas: esa es su imagen de marca,  el irrespeto es general porque nadie lo toma en serio, sobre todo cuando finge  iracundia,   allí es cuando peor impresión causa.

 

Créditos para: http://venezuela-mujeresdenegro.blogspot.com/2013/10/porque-no-ha-caido-pero-caera-alberto.html 

El caso de las esterilizaciones forzadas en Perú todavía pendiente de juicio

Posted on


Imagen

 

Entre 1995 y 2000 más de 300.000 personas fueron condenadas a la infertilidad.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió a las autoridades peruanas que garanticen una investigación sin demora, efectiva, exhaustiva, independiente e imparcial sobre las esterilizaciones forzadas de mujeres y hombres.

En julio de 2002, el informe final del Ministro de Salud revelo que, entre 1995 y el 2000, 331.600 mujeres fueron esterilizadas, mientras que 25.590 hombres sufrieron una vasectomía.

El plan, que tenía como objetivo disminuir el número de nacimientos en los sectores pobres de la sociedad peruana, apuntaba esencialmente a los indígenas de las zonas más abandonadas y pobres.

Este programa adolecía de un programa post-tratamiento además de los efectos psicológicos posttraumáticos.

No había programas alternativos, se trataba de la esterilización como método para reducir la reproducción de un segmento de la sociedad, empobrecidos fundamentalmente, ¿a qué nos recuerda?.

Batalla política y justicia

Pero la clase política peruana juega su propio partido. Fujimoristas, humalistas, alangarcistas o incluso toledistas viven del pacto, del frágil equilibrio que los mantiene vivos en su escaño, y en ese juego de funambulismo se olvidan de las víctimas.

Irrita el desprecio que los políticos dispensan a las víctimas, la burla de unos políticos leoninos hacia unas víctimas inocentes -en todos los sentidos-. No se habla de indemnizaciones, no se habla de perdón.. Apenas algunos hablan de castigar a los políticos responsables de aquella aberración y olvidan el resarcimiento de las víctimas denotando así que es la batalla política la que prima por encima de la justicia.

Fuente: RTVE

 

Créditos para: http://www.solidaridad.net/noticia/7999/el-caso-de-las-esterilizaciones-forzadas-en-peru-todavia-pendiente-de-juicio 

Saqueo de África

Posted on


Imagen

 

¿Cómo se explica que Guinea Ecuatorial se encuentre en el número 45 del ranking de países por renta per cápita y en el 136 cuando se trata de medir su desarrollo humano, que considera los niveles de educación y salud, además de la riqueza?

¿Por qué Angola, cuya renta por habitante es casi el doble de la de Vietnam, soporta niveles de mortalidad infantil siete veces más altos?

El Africa Progress Report 2013 (ONU) ofrece una avalancha de datos y argumentos que apuntalan un mensaje fundamental: la inequidad impide a los países africanos ricos en recursos naturales traducir estos beneficios en una reducción acelerada de los niveles de pobreza. Este argumento no es nuevo, pero cobra un sentido rabiosamente actual al considerar algunos de los asuntos centrales de la agenda internacional como el encarecimiento de las materias primas, la reducción de la ayuda al desarrollo o lacombinación de corrupción e ingeniería financiera que permite a numerosos gobernantes y empresas multinacionales multiplicar sus beneficios y evadir buena parte de sus impuestos.

La última década ha visto cómo los precios medios de los recursos energéticos y minerales que se producen en África llegaban a triplicarse. Este encarecimiento ha estado directamente vinculado a los niveles sostenidos de crecimiento económico que ha experimentado la región, por encima del 5% anual.

Sin embargo, los datos muestran que este crecimiento ha sido capturado en buena medida por el 10% más rico de países como Gabón, Nigeria, Angola o Guinea Ecuatorial, en donde las compañías internacionales se han compinchado con una clase dirigente corrupta para depredar a las sociedades africanas los monumentales beneficios de este negocio.

Tras analizar cinco contratos realizados entre 2010 y 2012 en la RD del Congo, los investigadores del informe llegan a la conclusión de que la infravaloración de los recursos incluidos en las concesiones a compañías registradas en las Islas Vírgenes Británicas y otros paraísos fiscales supuso para los congoleños una pérdida de 1.360 millones de dólares, más del doble del presupuesto total destinado a salud y educación.

Como señalan los autores, “en un país en el que 7 millones de niños están fuera de la educación primaria y el hambre es endémico, pérdidas de esta envergadura suponen costes humanos altos”.

Desgraciadamente, el ejemplo de la RD del Congo es la regla, más que la excepción.

Autor: Gonzalo Fanjul

 

Créditos para: http://www.solidaridad.net/noticia/7823/saqueo-de-africa 

La OBEDIENCIA a la AUTORIDAD: Los EXPERIMENTOS de MILGRAM

Posted on Actualizado enn


Imagen

 

Por Ana Muñoz, directora Cepvi (Centro de Psicología y terapia Virtual)

¿Podría una persona normal llegar a torturar o asesinar a alguien sólo por obedecer órdenes o tendríamos que llegar a la conclusión de que se trata de un perturbado? Cuando un psicólogo llamado Milgram trató de responder a esta pregunta, él mismo quedó sorprendido ante los resultados… Cuando, a finales de los años sesenta, Adolf Eichmann fue juzgado por los crímenes contra la humanidad cometidos durante el régimen nazi, el mundo entero se preguntó cómo era posible que alguien llegara a cometer semejantes atrocidades a millones de personas inocentes. Muchos pensaron que Eichmann tenía que ser un loco o un sádico y que no era posible que fuese como el resto de las personas normales que caminan junto a nosotros cada día por las calles.Cada vez que le preguntaban por el motivo de su comportamiento, él respondía con la misma frase: ´cumplía órdenes´. ..

 
 

¿Podría una persona normal llegar a torturar o asesinar a alguien sólo por obedecer órdenes o tendríamos que llegar a la conclusión de que se trata de un perturbado? Cuando un psicólogo llamado Milgram trató de responder a esta pregunta, él mismo quedó sorprendido ante los resultados. 

Cuando, a finales de los años sesenta, Adolf Eichmann fue juzgado por los crímenes contra la humanidad cometidos durante el régimen nazi, el mundo entero se preguntó cómo era posible que alguien llegara a cometer semejantes atrocidades a millones de personas inocentes. Muchos pensaron que Eichmann tenía que ser un loco o un sádico y que no era posible que fuese como el resto de las personas normales que caminan junto a nosotros cada día por las calles, se sientan en la mesa de al lado en nuestro restaurante o viven en el piso de arriba en nuestro mismo edificio. Sin embargo, nada hacía pensar que Eichmann fuese distinto a los demás. Parecía ser un hombre completamente normal e incluso aburrido. Un padre de familia que había vivido una vida corriente y que afirmaba no tener nada en contra de los judíos. Cada vez que le preguntaban por el motivo de su comportamiento, él respondía con la misma frase: «cumplía órdenes». 

A raíz de esto, un psicólogo social norteamericano llamado Stanley Milgramempezó a hacerse preguntas acerca de la obediencia a la autoridad y a plantearse si cualquiera de nosotros seríamos capaces de llegar a la tortura y el asesinato sólo por cumplir órdenes. Él pensaba que la respuesta a esta pregunta sería un rotundo no, sobre todo en un país como Estados Unidos, donde se da gran importancia a la individualidad, la autonomía y la independencia de las personas, y más aún en el caso de que las órdenes implicaran hacer daño a alguien. 

Para comprobarlo diseñó un experimento que se llevó a cabo en un laboratorio de la universidad de Yale (fotografía). Los resultados fueron tan sorprendentes que dejaron boquiabierta no sólo a la comunidad científica, sino también al público en general, que llegó a tener conocimiento de dicho experimento debido a la gran atención que le prestaron los medios de comunicación, llegando a convertirse en el experimento más famoso dentro del campo de la psicología social. 


Experimento 

A través de anuncios en un periódico de New Haven, Connecticut, Milgram seleccionó a un grupo de hombres de todo tipo de entre 25 y 50 años de edad a quienes pagaron cuatro dólares y una dieta por desplazamiento por participar en un estudio sobre «la memoria y el aprendizaje». Estas personas no sabían que en realidad iban a participar en una investigación sobre la obediencia, pues dicho conocimiento habría influido en los resultados del experimento, impidiendo la obtención de datos fiables. 

Cuando el participante (o sujeto experimental) llega al impresionante laboratorio de Yale, se encuentra con un experimentador (un hombre con una bata blanca) y un compañero que, como él, iba a participar en la investigación. Mientras que el compañero parece estar un poco nervioso, el experimentador se muestra en todo momento seguro de sí mismo y les explica a ambos que el objetivo del experimento es comprender mejor la relación que existe entre el castigo y el aprendizaje. Les dice que es muy poca la investigación que se ha realizado hasta el momento y que no se sabe cuánto castigo es necesaria para un mejor aprendizaje. 

Uno de los dos participantes sería elegido al azar para hacer de maestro y al otro le correspondería el papel de alumno. La tarea del maestro consistía en leer pares de palabras al alumno y luego éste debería ser capaz de recordar la segunda palabra del par después de que el maestro le dijese la primera. Si fallaba, el maestro tendría que darle una descarga eléctrica como una forma de reforzar el aprendizaje. 

Ambos introducen la mano en una caja y sacan un papel doblado que determinará sus roles en el experimento. En el de nuestro sujeto experimental está escrita la palabra maestro. Los tres hombres se dirigen a una sala adyacente donde hay una aparato muy similar a una silla eléctrica. El alumno se sienta en ella y el experimentador lo ata con correas diciendo que es «para impedir un movimiento excesivo». Luego le coloca un electrodo en el brazo utilizando una crema «para evitar que se produzcan quemaduras o ampollas». Afirma que las descargas pueden ser extremadamente dolorosas pero que no causarán ningún daño permanente. Antes de comenzar, les aplica a ambos una descarga de 45 voltios para «probar el equipo», lo cual permite al maestro comprobar la medianamente desagradable sensación a la que sería sometido el alumno durante la primera fase del experimento. En la máquina hay 30 llaves marcadas con etiquetas que indican el nivel de descarga, comenzando con 15 voltios, etiquetado como descarga leve, y aumentando de 15 en 15 hasta llegar a 450 voltios, cuya etiqueta decía «peligro: descarga severa». Cada vez que el alumno falle, el maestro tendrá que aplicarle una descarga que comenzará en el nivel más bajo e irá aumentando progresivamente en cada nueva serie de preguntas. 

El experimentador y el maestro vuelven a la habitación de al lado y el experimento comienza. El maestro lee las palabras a través de un micrófono y puede escuchar las respuestas del alumno. Los errores iniciales son castigados con descargas leves, pero conforme el nivel de descarga aumenta, el maestro empieza a escuchar sus quejas, concretamente a los 75 voltios. En este momento el maestro empieza a ponerse nervioso pero cada vez que duda, el experimentador le empuja a continuar. A los 120 voltios el alumno grita diciendo que las descargas son dolorosas. A los 135 aúlla de dolor. A los 150 anuncia que se niega a continuar. A los 180 grita diciendo que no puede soportarlo. A los 270 su grito es de agonía, y a partir de los 300 voltios está con estertores y ya no responde a las preguntas. 

El maestro, así como el resto de personas que hacen de maestros durante el experimento, se va sintiendo cada vez más ansioso. Muchos sonríen nerviosamente, se retuercen las manos, tartamudean, se clavan las uñas en la carne, piden que se les permita abandonar e incluso algunos se ofrecen para ocupar el lugar de alumno. Pero cada vez que el maestro intenta detenerse, el experimentador le dice impasible: «Por favor, continúe». Si sigue dudando utiliza la siguiente frase: «El experimento requiere que continúe». Después: «Es absolutamente esencial que continúe» y por último: «No tiene elección. Debe continuar». Si después de esta frase se siguen negando, el experimento se suspende. 


Los resultados 

Los datos obtenidos en el experimento superaron todas las expectativas. Si bien las encuestas hechas a estudiantes, adultos de clase media y psiquiatras, habían predicho un promedio de descarga máxima de 130 voltios y una obediencia del 0%, lo cierto es que el 62,5 % de los sujetos obedeció, llegando hasta los 450 voltios, incluso aunque después de los 300 el alumno no diese ya señales de vida. 

Por supuesto, aquí es necesario añadir que el alumno era en realidad un cómplice del experimentador que no recibió descarga alguna. Lo que nuestro ingenuo participante escuchaba era una grabación con gemidos y gritos de dolor que era la misma para todo el grupo experimental. Tampoco se asignaba el papel de maestro o alumno al azar, ya que en ambas hojas estaba escrita la palabra maestro. Sin embargo, estas personas no supieron nada del engaño hasta el final de experimento. Para ellos, los angustiosos gritos de dolor eran reales y aún así la mayoría de ellos continuó hasta el final. 

Lógicamente, lo primero que se preguntaron los atónitos investigadores fue cómo era posible que se hubiesen obtenido estos resultados. ¿Eran acaso todos ellos unos sádicos sin corazón? Su propia conducta demuestra que esto no era así, pues todos se mostraban preocupados y cada vez más ansiosos ante el cariz que estaba tomando la situación, y al enterarse de que en realidad no habían hecho daño a nadie suspiraban aliviados. Cuando el experimento terminaba muchos se limpiaban el sudor de la frente, movían la cabeza de un lado a otro como lamentando lo ocurrido o encendían rápidamente un cigarro. Tampoco puede argumentarse que no fuesen del todo conscientes del dolor de las otras personas, pues cuando al finalizar el experimento les preguntaron cómo de dolorosa pensaban que había sido la experiencia para el alumno, la respuesta media fue de 13,42 en una escala que va de 1 (no era dolorosa en absoluto) a 14 (extremadamente dolorosa).

 
Imagen


Variaciones

Durante más de dos décadas, hasta principios de los ochenta, tanto Milgram como otros investigadores realizaron diversos experimentos en varios países, introduciendo variaciones en algunos de ellos para tratar de dilucidar cuáles son los factores que determinan una mayor o menor obediencia. En uno de ellos se vio que cuanto más alejado estaba el alumno del maestro mayor era el índice de obediencia. Cuando los participantes no escuchaban la voz del alumno, sino que solamente podían escuchar sus golpes en la pared a los 300 voltios, la obediencia fue del 65 %. Cuando el alumno se hallaba en la misma habitación que el sujeto, quien podía verlo y oírlo, la obediencia fue del 40 %. Y cuando el maestro (adecuadamente «protegido») tenía que apretar la mano del alumno contra una placa para que recibiera la descarga, el 30 % llegó al nivel máximo de descarga. En todos los casos son niveles altos, sobre todo teniendo en cuenta que la predicción había sido una obediencia nula y que se trataba de torturar a otra persona. 

Cuando el participante recibe apoyo de un compañero que se niega a que el experimento continúe, la obediencia decae al 10%, mientras que si ese compañero apoya al experimentador, la obediencia asciende más que nunca: el 93% de los sujetos llega hasta los 450 voltios. 

Muchos participantes llegaron incluso a obedecer a una autoridad «inmoral» en una investigación en la que la víctima no daba su acuerdo a no ser que el experimentador prometiera poner fin al estudio si se lo pedía. Cuando el experimentador rompía su promesa y seguía instando al participante a que obedeciera, el índice de obediencia fue del 40 %. 

En cambio, cuando el experimentador abandona la sala y deja a cargo a una persona que el maestro considera su igual, la obediencia desciende al 20 %, y es nula cuando dos experimentadores dan órdenes opuestas. 

Los niveles de obediencia siguen siendo los mismo aunque sea otro experimentador el que recibe las descargas, y al comparar los niveles de obediencia entre hombres y mujeres no se han encontrado diferencias entre sexos. 

En otro experimento, Milgram trasladó el laboratorio a un lugar menos prestigioso e impresionante que la universidad de Yale: unas oficinas en un edificio de una ciudad cercana. En este caso la obediencia disminuyó, pero aún así casi la mitad de los maestros siguieron las órdenes. 

Se ha conseguido incluso que algunas personas obedezcan a un investigador que les dice que metan la mano en un recipiente lleno de «ácido», que arrojen «ácido» a otra persona o que toquen una serpiente «venenosa». 


La explicación. 

Según Milgram, lo que sucedió fue que los sujetos entraron en lo que él llamó «estado de agente», caracterizado por el hecho de que el individuo se ve a sí mismo como un agente ejecutivo de una autoridad que considera legítima. Aunque la mayoría de las personas se consideran autónomas, independientes e iniciadoras de sus actos en muchas situaciones, cuando entran en una estructura jerárquica pueden dejar de verse de ese modo y descargar la responsabilidad de sus actos en la persona que tiene el rango superior o el poder. Recordemos que los individuos del experimento accedían voluntariamente a realizarlo, aunque en ningún momento les dijeron que estarían en una situación en la que tendrían que obedecer órdenes. Tampoco era necesario. La estructura social del experimento activaba con fuerza una norma social que todos hemos aprendido desde niños: «Debes obedecer a una autoridad legítima», entre ellos los representantes de instituciones universitarias y científicas (o los profesores en los colegios), policías, bomberos, oficiales de mayor rango en el ejército, etc. Cuando el sujeto entra libremente en una organización social jerárquica, acepta, en mayor o menor medida, que su pensamiento y sus actos sean regulados por la ideología de su institución. 

Para obedecer, por tanto, la autoridad debe ser considerada legítima. En los experimentos de Milgram la figura de autoridad se reconocía fácilmente, como sucede en muchas situaciones de la vida real: científicos y médicos llevan batas blancas, los policías y los bomberos llevan uniformes, etc. Todos estos símbolos son capaces de activar la norma de obediencia a la autoridad. 

Por este motivo, Eichmann repetía continuamente que sólo obedecía órdenes. Se consideraba parte del aparato técnico no pensante, sin tener en cuenta la posibilidad de que podría o debería controlar su propia conducta y ser responsable de ella. Por otra parte, cuando los individuos creen que ellos, y no la autoridad, son los únicos responsables de sus actos, la obediencia cede. 

Sin embargo, no todo el mundo responde de la misma forma ante la autoridad. Algunos piensan que todos los ciudadanos deben obediencia ciega a una autoridad legítima. Según estas personas, los subordinados no son responsables de su propia conducta cuando obedecen órdenes. Otros, en cambio, creen que las personas siempre son responsables de sus actos y al encontrarse ante una autoridad que les da órdenes que van contra sus propios valores, se resisten a obedecer. 

Pero estos no son los únicos factores que intervienen en la explicación de los hechos. Cada vez que el maestro protestaba, el experimentador centraba su atención en la norma de la obediencia: «el experimento exige que continúe», «no tiene elección», y su calma ante el sufrimiento del alumno y ante las dudas del maestro, parecían indicarle a este último que, en esa situación, la conducta apropiada era obedecer por el bien del experimento, por fines superiores como la ciencia y el conocimiento. 

Aún así, otra norma social que también habían aprendido estas personas desde su infancia les recordaba que no se debe hacer daño a los demás y que debemos prestarles nuestra ayuda cuando la necesiten. Este dilema les producía una gran ansiedad porque sabían que no estaban haciendo nada para aliviar el sufrimientos de esas personas. Milgram había logrado resaltar la norma de la obediencia y la situación incitaba a los maestros a prestar menos atención a la norma de ayuda a los demás (o responsabilidad social). Pero, ¿qué pasa cuando acentuamos la norma de la responsabilidad social? Como hemos visto, cuanto más próxima está la víctima al individuo, como cuando tenían que sujetar su mano sobre la placa, menor es la obediencia. Del mismo modo que la persona que espía por el ojo de una cerradura se llena de vergüenza al ser descubierta, el individuo que mira a los ojos de su víctima mientras le aplica la descarga, se ve reflejado en ella; las consecuencias de sus actos son demasiado evidentes, el nexo entre acción y consecuencia es palpable y los ojos de su víctima son el espejo en el que se refleja su propio rostro y lo hace más consciente de sí mismo y, por tanto, de sus actos, lo que lleva a un aumento de su sensación de responsabilidad ante ellos. Esto hace que la norma de responsabilidad social tenga más poder que la de la obediencia. 

Por este motivo, es mucho más fácil firmar un papel decretando la muerte de una persona, tirar una bomba desde un avión o apretar un botón que lance un misil en dirección a un país vecino, que torturar o matar a alguien directamente. Según cuentan algunos testigos, el mismo Eichmann se vino abajo cuando se vio forzado a recorrer los campos de concentración en los que había ordenado encerrar a tanta gente. Probablemente, una persona que se considerase plenamente responsable de sus actos se habría preocupado por saber, al menos, cuál sería el verdadero destino de esas personas y qué era lo que realmente estaba haciendo con ellas.


Paso a paso hasta la tortura. 

Los participantes comenzaron aplicando descargas leves de 15 voltios, que no suponían más que una simple molestia. Después, un poco más, aumentando gradualmente la intensidad de la descarga. Esta secuencia también contribuía a que los sujetos se viesen inmersos en la trampa de la obediencia. Además, llegaron engañados, sin que jamás se les hubiese pasado por la cabeza que acabarían haciendo tanto daño a alguien. Tampoco imaginaban que el alumno cometería tal número de errores al hacer algo tan sencillo (esto también estaba amañado de antemano), ni que las descargas llegarían a ser tan fuertes. Por otro lado, los participantes habían accedido a participar voluntariamente y, por tanto, habían reconocido al experimentador como autoridad legítima, y el hecho de haber obedecido durante las primeras fases podía estar empujándolos a continuar haciéndolo. 


Culpar a la víctima. 

Otro mecanismo psicológico que interviene (y probablemente el más preocupante) consiste en llegar a pensar que la víctima se merece realmente lo que le está sucediendo. Muchos de los individuos que llegaron a los 450 voltios, una vez terminado el experimento criticaban a los alumnos diciendo que eran tan estúpidos que les estaba bien empleado. Al pensar que la víctima se lo merece, estas personas se sienten mejor, pudiendo reducir la ansiedad ocasionada por el conflicto entre sus deseos de no hacer daño a nadie y su obediencia. Por otro lado, la tendencia a culpar a la víctima aparece en numerosos contextos sociales como un forma de protegerse y que está basada en la creencia en un mundo justo, donde cada cual recibe lo que merece, sea bueno o malo. De esta forma, pueden pensar que a ellos, que son buenas personas, no les pasará nada realmente malo. Si, por el contrario, el mundo que nos rodea es considerado un lugar injusto, a cualquier persona puede sucederle algo terrible, haga lo que haga, con escasas probabilidades de controlarlo. De ahí que haya tanta gente que, erróneamente, quiere creer en ese hipotético mundo donde cada cual obtiene siempre lo que merece. Y si resulta que nosotros, que somos personas buenas y decentes viviendo en un mundo justo, le hemos dado una descarga de 450 voltios a una persona, fue probablemente porque se lo merecía. Una vez que el maestro, mediante este mecanismo psicológico defensivo, ha llegado a infravalorar al alumno, éste ha pasado de ser una víctima inocente a convertirse en alguien que merece el maltrato. 

Si volvemos de nuevo al régimen nazi, nos encontramos con una estructura marcadamente jerárquica donde predomina la norma de la obediencia por encima de todas, eliminando la responsabilidad del sujeto en sus propios actos. Los uniformes que todos vestían y que lograban que todos parecieran iguales contribuía a que no se viesen como individuos autónomos e independientes, disminuyendo así la percepción de sí mismos; aspectos necesarios, como hemos visto, para que una persona se considere responsable de sus actos. El malestar psicológico que podría aparecer al principio y su tendencia a reducirlo, el castigo a la desobediencia (junto con la exaltación de la obediencia y la fidelidad al régimen) y el racismo que se respiraba en Alemania ya antes de la llegada de los nazis al poder, logró que un gran número de personas inocentes fueran consideradas como seres cada vez más despreciables y merecedores de tantas atrocidades. 

Del mismo modo, los experimentos de Milgram pueden ayudarnos a entender la masacre de My Lai, ordenada por mandos norteamericanos durante la guerra del Vietnam, o las torturas y desapariciones durante la dictadura chilena. E incluso una excesiva obediencia a la autoridad podría llevar a errores médicos, debido a que los enfermeros pueden hacer algo que saben que perjudicará a un paciente simplemente porque el médico se lo ha ordenado. Algo semejante puede suceder también en un avión. En ambas situaciones es muy difícil, tanto para el enfermero como para el miembro de la tripulación, convencer a su superior de que está en un error, y la persona que sustenta la autoridad no suele permitir que sus órdenes sean cuestionadas. Según una revisión de los datos realizada en Estados Unidos, un 25 % de los accidentes de avión pueden deberse a una obediencia excesiva. 

Pero la obediencia ciega no nos lleva sólo a aumentar la probabilidad de cometer atrocidades o poner en peligro nuestras vidas, como bien pudo demostrar la American Psychological Association en una exposición sobre la investigación en psicología. En la parte de la exposición dedicada a Milgram, se realizó una «demostración» del poder de la obediencia. El aparato en el que el experimentador sentaba a sus cómplices se encontraba situado al final de un largo pasillo cuyo suelo constaba de baldosas blancas y negras alternantes. Grandes letreros advertían a los visitantes: «Por favor, caminen sobre las baldosas negras EXCLUSIVAMENTE», sin darles ningún tipo de explicación hasta que llegaban al final del pasillo. El 90 % de los visitantes obedeció y recorrió todo el pasillo caminado sólo sobre las baldosas negras. 

Por supuesto, el experimento de Milgram no sólo dio que hablar sobre la obediencia sino también sobre la ética en la investigación psicológica, debido al engaño y a la situación tan angustiosa en la que habían sido atrapados los participantes. Milgram se defendió diciendo que todos los sujetos habían sido informados cuidadosamente de la verdad tras el experimento y que los cuestionarios de seguimiento mostraban que el 84% tenía sentimientos positivos acerca de su participación, el 15 % sentimientos neutros y sólo el 1,3 % describió sentimientos negativos. Aún así, estos experimentos llevaron a la introducción del «consentimiento informado», por el que todo participante en una investigación debe tener la información necesaria sobre el experimento, de modo que pueda elegir, sabiendo lo que hace, si quiere participar o no.

 
Créditos para: http://www.solidaridad.net/noticia/862/la-obediencia-a-la-autoridad-los-experimentos-de-milgram 

Vauvenargues: «Quien sabe sufrirlo todo, puede atreverse a todo»

Posted on Actualizado enn


Vauvenargues

Luc de Clapiers, marqués de Vauvenargues

Generalmente poco estudiada, la obra de Luc de Clapiers (1715-1747), más conocido como marqués de Vauvenargues, encierra –como él mismo indicaba–toda una investigación de «las variedades del espíritu humano». Aunque la aparente contradicción que se da entre la pluralidad de comportamientos parece apuntar a la imposibilidad de dar con un patrón que defina «lo humano», Vauvenargues asegura que tales incoherencias son sólo imaginarias.

Para ejecutar grandes cosas, es preciso vivir como si no se debiera morir jamás.

Afirmar que tras la complejidad y multiplicidad de las acciones del hombre no se esconde, en el fondo, una unidad, supone a juicio de este pensador francés no conocer en absoluto la naturaleza humana. Como Vauvenargues escribía en sus Reflexiones y máximas(que podéis encontrar en estupenda edición deRenacimiento, en traducción de Manuel Machado), «Quien considerase la vida de un solo hombre, encontraría en ella toda la historia del género humano». A pesar de ello, no con poca razón se ha afirmado que Vauvernargues es una suerte de precursor de algunas de las tesis de Nietzsche: en opinión de Luc de Clapiers, no debemos dictar una moral universal, inconmovible, pues es «el carácter del hombre, su mayor o menor fuerza, su genialidad más o menos profunda, lo que está más acá y a la vez más allá de toda moral» (Ferrater Mora) la única variable a tener en cuenta en pos de juzgar una acción.

Una historia humana en la que, por cierto, se nos recuerda que ni la ciencia ni la experiencia han podido hacer bueno al hombre de una vez por todas, siempre escindido entre razón y sentimientos, instancias que se aconsejan y suplen mutuamente: «Quien sólo consulta a uno de los dos y renuncia al otro se priva desconsideramente de una parte de los auxilios que nos han sido dados para guiar nuestra conducta». En clara sintonía con uno de los asertos más célebres de Blaise Pascal, asegura Luc de Clapiers que «La razón no conoce los intereses del corazón». Una ignorancia que traerá a los humanos más de un problema, sobre todo, en la relación que mantienen consigo mismos.

Es preciso esperarlo todo y temerlo todo del tiempo y de los hombres.

Las brujas en el aire Goya

Las brujas en el aire (1798). Goya.

Junto al propio Pascal, La Rouchefoucauld, Chamfort o La Bruyère, el marqués de Vauvenargues es considerado uno de los más egregios miembros del grupo compuesto por los llamados «moralistas franceses». Nuestro protagonista se desvió de sus colegas fundamentalmente en lo que a la suspicacia se refiere: es necesario observar al ser humano como un animal perfectible que, aun repleto de defectos y taras de toda índole, no hace el mal sino como respuesta a un mundo generalmente hostil. De ahí su enconado magisterio sobre el control de las pasiones, sin las cuales, sin embargo, no podríamos actuar ni desear:

El espíritu es la mirada del alma, no su fuerza. Su fuerza está en el corazón, es decir, en las pasiones. La razón más esclarecida no logra por sí sola obrar y querer. ¿Basta para poder andar tener la vista buena? ¿No es preciso también tener pies y voluntad para utilizarlos?

Y es que hay que tener en cuenta que, al contrario de lo que podrían argumentar autores ilustrados posteriores a Vauvenargues, «la conciencia es la más variable de las reglas», que a cada momento puede recetarnos una u otra conducta en vistas de nuestros deseos e intereses, siempre volubles y peligrosamente evanescentes. De ahí la importancia de lo que, años más tarde, Kant denominará «pragmática» en sus escritos pedagógicos, y que Vauvenargues explica de este elocuente modo:

La fortuna exige ciertos cuidados. Es preciso ser dúctil, divertido, astuto, no ofender a nadie, agradar a las mujeres y a los hombres de influencia, tomar parte en sus diversiones y en sus negocios, guardar su secreto, saber aburrirse en su compañía y aun con todo esto no se está seguro de nada. ¡Cuántos disgustos y enojos se podrían ahorrar si se marchase a la gloria tan sólo por el mérito!

Aunque hay que ser cautos… Pues esta pragmática o «arte de tratar con nuestros semejantes» puede volverse en nuestra contra muy pronto: «No hay personas más agrias que las que son dulces por interés», apunta Vauvenargues, pues si bien «la costumbre lo hace todo, incluso el amor», no hay mayor insulto a la autonomía individual que intentar guiar a alguien, bajo capa de elogiosa acción, hacia la mera consecución de nuestras metas. Por eso, si bien «quien vive en el mundo no se puede librar de ser galante», debemos estar avisados de que «no se necesita tanto conocimiento para ser hábil como para parecerlo». Como en el cuadro de Goya Las brujas en el aire, el ser humano corre tras la felicidad y la concordia con los ojos vendados, a ciegas, cargado de una esperanza que a su vez, en palabras de Vauvenargues, «es la más útil o el más pernicioso de los bienes».

El arte de hacerse agradable es el arte de engañar.

Fussli Las tres brujas

Las tres brujas (Die drei Hexen, 1783, J. H. Füssli). «El interés de una sola pasión, a menudo desgraciada, tiene a veces cautivas a todas las demás, y la razón arrastra sus cadenas sin poderlas romper» (Vauvenargues).

José Luis García Martín explica muy atinadamente en su escrito introductorio de las Reflexiones y máximas, que, «aunque tenía razones para ello, Vauvenargues carece del pesimismo de la mayoría de los moralistas, especialmente de los relacionados con el janseismo. No desdeña a la humanidad, cree en la bondad de la Naturaleza. Reivindica el amor propio como motor de las hazañas de los hombres; no lo confunde con el orgullo ni con la vanidad. […] “Los que desprecian al hombre no son grandes hombres”, escribió Vauvenargues. No se hacía demasiadas ilusiones sobre la humanidad, pero no conoció el resentimiento ni perdió nunca la confianza en sí mismo a pesar de los reiterados fracasos».

Creo sin trabajo a los que pretenden que el mundo empeora cada vez más. La ambición, la gloria, el amor, en una palabra, todas las pasiones de las primeras edades no tienen ya el mismo desorden y brillantez. Esto es, quizás, porque las pasiones sean hoy menos vivas que en otros tiempos o porque se ls desaprueba y se las combate. Digo, pues, que el mundo es un viejo que conserva todos los deseos de la juventud, pero que se avergüenza y se oculta de ellos mismos, sea porque se halle desengañado del mérito de las cosas, sea porque trate de aparentarlo así.

 

Créditos para: http://apuntesdelechuza.wordpress.com/2013/10/22/vauvenargues-quien-sabe-sufrirlo-todo-puede-atreverse-a-todo/ 

Gran Bretaña / Liberarán a Troitiño, un etarra con 2.700 años de condena

Posted on


Sería el primer caso tras el precedente de Inés del Río Prada. La ex integrante de ETA, condenada a 3.828 años, fue puesta en libertad por exigencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Crédito: EFE

Según informa El Mundo, el etarra Antonio Troitiño, quien fuera detenido en 2012, podría ser puesto en libertad condicional este mismo miércoles en Gran Bretaña, aunque deberá presentarse diariamente durante una semana en una comisaría de Londres que determine el magistrado, obligando de esta manera a España a pedir su extradición antes de ese plazo.

El terrorista cumple una condena de 2.700 años por 22 asesinatos cometidos con el «comando Madrid» de ETA y se encuentra alojado en la prisión de Long Lartin, en elcondado de Worcestershire, en el centro de Inglaterra.

El Tribunal Superior de Londres dio un plazo de una semana a la Audiencia Nacional de España para que confirme si quieren hacer efectiva la euroorden de extradición contra Troitiño. La Corte, ha ordenado la puesta en libertad sin fianza del ex terrorista de ETA, tras su decisión sobre la «Doctrina Parot«.

La liberación se funda en la decisión tomada por el tribunal en el caso de Inés del Río Prada, otra integrante del «comando Madrid». En función de los beneficios penitenciarios clásicos, Del Río debería haber salido de la cárcel en 2008, pero se le aplicó la conocida doctrina Parot, que estipula que los beneficios penitenciarios se descuenten del total de años a que ha sido condenada y no a partir del total de prisión efectiva que debería haber cumplido, en su caso, 30 años.

Al dar la razón a la condenada, que había recurrido esta doctrina ante el TEDH, el tribunal de Estrasburgo insta, de hecho, a la Justicia española a revisar los casos de los condenados a los que se ha aplicado esta doctrina, algunos condenados a cientos y miles de años de prisión por varios asesinatos, entre ellos Troitiño.

Error y fuga

Troitiño, de 56 añosfue detenido el 29 de junio de 2012 en un piso de Londres con el presunto etarra Ignacio Lerín a petición de la Audiencia Nacional española, que lo reclamaba para aplicarle de forma retroactiva la doctrina Parot, que le hubiera alargado su estancia en prisión en España hasta 2017.

El etarra, responsable de sangrientos atentados en los años 80, ya había cumplido una condena de 24 años y fue puesto en libertad en abril de 2011, tras lo cual fue reclamado de nuevo por la Justicia española, cuando ya estaba huido.

Su caso de extradición en el Reino Unido, que iba a llegar al Supremo -la máxima autoridad judicial-, estaba pendiente de la resolución del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la legalidad de aplicar retroactivamente la doctrina Parot en el caso de la etarra Inés del Río, el cual resultó favorable a esta última y sentó un precedente para el resto de los detenidos en bajo los mismos términos.

Antonio Troitiño fue autor, entre otros, de un atentado en 1986 contra un autobús de la Guardia Civil en la plaza de la República Dominicana de Madrid, donde fallecieron doce agentes y hubo más de medio centenar de heridos.

 

Créditos para: http://www.infobae.com/2013/10/23/1518163-liberaran-troitino-un-etarra-2700-anos-condena 

España asegura que salió de la recesión después de 27 meses

Posted on


El Banco Central ibérico afirma que en el tercer trimestre se superó la contracción económica de dos años, la más larga del período democrático, con un crecimiento del 0,1 por ciento

  • 3 de 3

     
  • Crédito: EFE
    1 de 3

     
  • 2 de 3

     
  • 3 de 3

     
  • Crédito: EFE
    1 de 3

     

Los cálculos del Banco de España son generalmente confirmados luego por cifras oficiales. Esta subida del Producto Interior Bruto (PIB) tras nueve trimestres consecutivos de descensos va acompañada de una mejora en el frente laboral, ya que la principal entidad bancaria española anticipó que la destrucción de empleo registrará «la tasa menos desfavorable desde el inicio de la crisis». El índice de personas sin trabajo en el período julio-septiembre se ubicó en el 26,3 por ciento.

Los datos oficiales sobre el crecimiento en el tercer trimestre serán publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 30 de octubre de forma provisional, y el 28 de noviembre de manera definitiva.

La cuarta economía de la Eurozona, golpeada por partida doble por el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 y la crisis financiera internacional, atraviesa su segunda recesión en cinco años.

Pero, «durante el tercer trimestre, la economía española prolongó la mejora gradual que se viene observando desde principios de año, en un entorno caracterizado por un cierto alivio en las tensiones financieras y una mejora de la confianza», afirmó el Banco de España en su boletín mensual.

La institución prevé una caída de la demanda interna del 0,3% respecto al trimestre anterior, mientras que el consumo de los hogares sigue en punto muerto, pero apuesta por una subida del 0,4% de la demanda exterior, estimulada por las exportaciones.

Para el conjunto del año, el gobierno de Mariano Rajoy prevé una caída del PIB del 1,3%, un poco mejor que en 2012, cuando bajó el 1,6 por ciento. Y para el próximo año espera un 0,7 por ciento.

Por su parte, el desempleo continuará siendo el principal punto negro de la economía española, con una tasa prevista del 26,6% a finales de 2013 y del 25,9% en 2014.

 

Créditos para: http://www.infobae.com/2013/10/23/1518189-espana-asegura-que-salio-la-recesion-despues-27-meses 

Muerte en el ring: boxeador mexicano fue noqueado y falleció tras la pelea

Posted on


Francisco Javier ‘Frankie’ Leal murió a los 26 años, luego de ser trasladado de urgencia por los golpes que sufrió ante su compatriota Raúl Hirales Jr. 

La pelea que le costó la vida a Frankie Leal
 

La pelea que le costó la vida a Frankie LealCrédito: Azteca América

Leal entró en coma y luego falleció en San Diego, al norte de México, luego de haber sido noqueado por Raúl Hirales Jr. el sábado en la noche. El combate fue en Cabo San Lucas, como parte de la cartelera que enfrentó a Omar Chávez contra Joachim Alcine.

Hirales Jr. ‘Franky’ Leal brindaron una pelea atractiva, hasta que llegó el octavo asalto. En esa vuelta, Leal se desplomó y tuvo que ser sacado de urgencia del cuadrilátero. El vencedor (20-2-1, 9 KO) enseñó técnica, táctica y hasta capacidad de improvisación, supo dominar y controlar a un adversario que fue siempre peligroso. 

Pero Leal (20-8-3, 13 KO) no pudo evitar que se generaran huecos en su defensa y cayó en el sexto round, pero logró reponerse. En el octavo no tuvo la misma fortaleza. Hirales lo arrinconó, y tras conectar unos golpes al cuerpo, sentenció la pelea con un cross de derecha.

Leal quedó desplomado, tuvo que ser atendido de emergencia y fue trasladado a La Paz, y después a la ciudad de San Diego, donde murió por las secuelas de los golpes.

‘Frankie’ Leal venía de una carrera irregular pero en su mejor momento llegó a disputar eltítulo súper gallo a Celestino Caballero. En sus últimas 5 peleas tenía dos derrotas, antes de enfrentar a Hirales Jr.

 

Créditos para: http://www.infobae.com/2013/10/23/1518206-muerte-el-ring-boxeador-mexicano-fue-noqueado-y-fallecio-la-pelea