Alcohólicos Anónimos: perspectivas para 2.014 / Rafael Mitilo

Posted on Actualizado enn


Image

«Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar. Valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia». 
Oración de los miembros de A. A.

* Rafael Mitilo.-

Ante la apertura de un nuevo grupo en la ciudad de Barinitas, el cual funcionará detrás de la iglesia principal, veanse estas reflexiones como estímulo para aquellos que teniendo problema con la forma de beber, sienten que no encuentran salida. Sí la hay. Alcohólicos Anónimos es una asociación de hombres y mujeres que, comparten en armonía y voluntariamente, los embates de una enfermedad moral y física: el alcoholismo. Cuenta con una eficaz estructura organizativa a nivel mundial, cuyo funcionamiento no exige a los enfermos el pago de contraprestación o cobro alguno. Quienes deseen hacer aportes, los cuales se destinan con impecable administración al funcionamiento, lo hacen por su libre albedrío y voluntad.
¿Quiénes son miembros de Alcohólicos Anónimos? Todas aquellas personas que sin distinción de raza, sexo, afiliación política, clase social o económica, etc., entienden y acepten que padecen el mal del alcoholismo y, sienten deseo sincero de detenerlo. En consecuencia, el éxito para la detención del hábito maligno o compulsión por la bebida, radica -exclusivamente- en el deseo consciente de dejar la bebida, no existe otra forma, fórmula o requisito.
La estupidez mental a la que nos amarra la barbarie de ésta supuesta sociedad civilizada, genera renuencia a la hora de admitir que no todo funciona bien en nuestro mundo psicológico. En nuestra estructura afectiva, emotiva e intelectual. En lo que somos por dentro, lo cual, se pone de manifiesto en la evidente confusión que nos extravía a la hora de tomar decisiones. En la interpretación de la realidad externa. En la feroz conflictividad interna que nos roba el sueño y niega la paz cotidiana. En fin, cualquier cosa hacemos, desde el ridículo en público hasta la destrucción personal, pero jamás aceptar que no se tiene el control sano del curso de la existencia propia. El «patrón común» de éxito, exige que -antes que buscar ayuda- opte por el fracaso o el exterminio individual, laboral, familiar y hasta social. Una, de entre tantas causas de destrucción moral es precisamente el alcoholismo.
Erróneamente se cree que es alcohólico sólo quien siente necesidad de beber a diario. Esa es sólo una de las distintas formas de alcoholismo. Por ejemplo, también es enfermo alcohólico, quien aunque no a diario, cuando lo hace, no puede detenerse hasta caer borracho sin conciencia. O quien cambia, por desinhibición de la personalidad, convirtiéndose en agresivo, necio, emotivo en exceso, llorón, etc. Alcohólico es simplemente, todo aquel a quien el contacto con el alcohol le genera problemas. En este sentido, vale decir que la enfermedad -socialmente- no es entendida como tal, aun cuando figura entre las primeras causas de muerte a nivel mundial. Lo cierto es que la noción que se tiene de este flagelo, dista abundantemente de la realidad. Por esta razón, sólo la detiene quien lo admite y decide poner el freno. A la gente le cuesta admitir que es un borracho problemático, a pesar de las reiteradas escenas de violencia o ridiculez que protagoniza cada vez que ingiere licor.
Cada quien es libre de hacer con su vida lo que estime conveniente, siempre y cuando, su decisión no choque con el ámbito legal -en cuanto a lo social- y con la salud desde la perspectiva personal. Es aquí donde está la respuesta. El excesivo consumo de alcohol a nivel social, está originando conflictos contra la paz social y, contra las leyes. Lo que coloca tal práctica, en el renglón de delito. Lamentablemente, mientras el ordenamiento jurídico no lo asuma como tal, e incorpore en los Códigos Penales con la tipificación respectiva, a los efectos del principio de legalidad, según el cual cualquier conducta por dañina que sea, sino figura en la ley como delito no lo es y, en consecuencia no se le atribuye castigo o pena. La Asamblea Nacional está en mora con el país, por no discutir con la urgencia que amerita, el problema del consumo desmedido del alcohol, por parte de un pueblo desprovisto de un sistema educativo eficaz, que es -en realidad- lo que evita los vicios, más que las leyes.

Image

Pero Alcohólicos Anónimos, no se ocupa de hacer campañas antialcohólicas, por cuanto desnaturaliza el génesis de su creación: cooperación voluntaria y anónima. Voluntaria porque allí no existe coacción alguna que obligue a cumplir determinada conducta. Quien se acerque a buscar ayuda, se queda sólo si cuenta con la convicción íntima de no beber más, para lo cual, previamente, debe haber aceptado que padece el alcoholismo. Es esa la única condición. La fija el enfermo, no Alcohólicos Anónimos. Anónimos, porque dada la nula compresión social acerca de las enfermedades morales, se busca proteger el derecho a la privacidad de que goza todo el que decida formar parte de los grupos.
Mucha gente se pregunta qué clase de reuniones se realiza en Alcohólicos Anónimos, y, cuál es la clave de su éxito. La terapia de grupo que allí se ejecuta, es tan eficaz que ha sido copiada por grupos de personas que padecen enfermedades similares: narcóticos, ansiedad, gula y adicciones de toda índole. La misma, básicamente consiste en narrar ante el grupo lo que siente el exponente. Sea cual sea el tema, incluso ni siquiera puede que se trate de temas relacionados con el alcohol. Experiencias cotidianas, temores, planes, proyectos, decepciones, ambiciones, triunfos, fracasos, etcétera. Esa sencilla forma de compartir la experiencia de vivir, aflorando lo que está por dentro, hace que millones de hombres y mujeres en el mundo se mantengan sobrios y asuman las decisiones propias de su entorno, con absoluta sobriedad, lo cual es tributo a la paz social por vía de consecuencia. Alcohólicos Anónimos enseña que la bebida compulsiva e irrefrenable, no es un vicio, sino una enfermedad real, mortal e incurable. Sólo se detiene, no se cura.

Image

No han faltado quienes por distintas razones, lanzan piedras contra Alcohólicos Anónimos. Esta organización no polemiza con nadie, en razón de su propósito natural. Hace más de cincuenta años que el pregón de sus postulados ha salvado innumerables vidas y familias. La concepción ideológica de su funcionamiento, está diseñada para existir practicando lo que predica, y, no predicando lo que no practica. Sea cual sea nuestra inquietud. Sea cual sea nuestra condición social, económica o cultural. Sea cual sea nuestro temor, vale la pena compartirlo con Alcohólicos Anónimos, porque, como dijo Jesús: «hay que ser prudente como la serpiente y humilde como la paloma».

Créditos para: http://laprensadebarinas.com.ve/news/noticiaunica.php?id=42310

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s