Me arrodillo para suplicarles su grito de esperanza por Sonia Garro y Ramón Muñoz

Posted on


Los hijos que nadie quiso

Un año antes de venir a las tinieblas, Sonia Garro y su esposo Ramón Muñoz, ya estaban padeciendo las calamidades propias de las prisiones cubanas.*

Desde doce meses antes, su hija clamaba por sus padres, y su despertar -en las madrugadas, al escuchar un fortuito susurro y pensarlos de vuelta- se hizo común, para que luego sus ojos se empañaran junto al abrazo de su tía, y asi volviera a conciliar el sueño. Trescientos sesenta y cinco días de constantes preguntas, desde el razonamiento de su adolescencia, sin que le pudieran explicar, darle una respuesta sensata para no tenerlos a su lado.

Los rostros de Sonia Garro y su esposo Ramón Muñoz, llenaron espacios en Facebook, y la presión social parecía ser interminable, porque sabíamos que el valor que demostraron nos hizo mejores personas, nos enseñaron a dar ese poquito que a veces, por miedo o por simple y natural…

Ver la entrada original 838 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s