INTERESANTE / Círculos de Estudio Jurídico / Rafael Mitilo

Posted on


images

* Rafael Mitilo

«En tiempos de crisis, la imaginación es más importante que el conocimiento».

Albert Einstein.-

Está claro que, al egresar de la universidad, el nuevo profesional sufre el traumático impacto, entre lo que fue esa especie de burbuja que da al pregrado un aire de idealismo y, la cruel realidad. La distancia, entre una y otra se llama inexperiencia. No ha sido posible articular, desde el pregrado, verdaderas pasantías que -en forma eficaz- permitan al nuevo profesional destreza en el oficio.

Particularmente, al analizar el caso de los abogados, es frecuente toparse con -y todos pasamos por eso- la nula pericia en la dinámica cotidiana del ejercicio. No se tiene idea de cómo funcionan las cosas. Resulta difícil entender la diferencia entre un «escrito» y una «diligencia». Se desconoce la función de cada funcionario (valga la redundancia) en el tribunal, cómo se solicita un expediente. Qué es «asistir al cliente» y qué es «representar al cliente», en fin, nada se sabe acerca de esa actitud tan distinta al mundo ideal que a lo largo de cinco años transitamos en las aulas universitarias.

Con el propósito de establecer un puente facilitador del acceso a la dialéctica del litigio, hemos puesto en práctica los Círculos de Estudio Jurídico. Léase bien; «Círculos de Estudio». No son charlas, ni conferencias, ni cursos. Se trata es de «poner» sobre la mesa -en cada jornada- los temas que generan inquietud entre los abogados recién egresados, o entre aquellos que no ejercen, los que ejerciendo desean aportar conocimientos y, los estudiantes de Derecho a fin de adentrarse en el manejo de cada tema, tanto en lo jurídico propiamente dicho, como en lo práctico o cotidiano del ejercicio profesional.

Ahora bien; debe quedar claro también, que -parte de la virtud del ser humano- está en comprender que nada de malo ni pecaminoso hay en preguntar. Al contrario, es la expresión palpable de inteligencia, pues es el más puro ejercicio de humildad. Sin embargo, hacía falta un núcleo estrictamente didáctico que permita a los interesados aprender o, discutir en torno a aquellos asuntos que le son de su interés. Es decir, preguntar, discutir, descifrar, interpretar, conocer y en resumen, todo cuanto sea útil al interesado (abogado o estudiante) acerca de su trabajo o tarea.

Ojalá cuando salí de la universidad hubiese contado con esa alternativa. Nos tocó aprender sobre la base del error. Sobre la experiencia directa, lo cual, no siendo para nada negativo, nos reduce el tiempo y complica la eficacia en un mundo como el de hoy, estrictamente competitivo. De manera pues, que, al abrir las puertas de los Círculos de Estudio Jurídico, se hace historia, en virtud de que cada día se nos exige más, pero al mismo tiempo cada día tenemos menos tiempo para estudiar. Para investigar y eso es realmente pernicioso a los efectos de la calidad profesional.

¿Qué cómo funciona la dinámica dentro del Círculo de Estudio? En primer lugar, se dedica dos horas (lunes, miércoles y viernes) a las discusiones (de 3  p.m., a 5 p.m.) luego, al dar inicio, el director de debate propone los temas a discutir y, de no existir objeción, o si nadie plantea otra duda o inquietud, se procede a discutir sobre los temas propuestos. Cada intervención obedece a la solicitud previa de derecho de palabra y no hay límite de tiempo. La idea es que cada quien quede satisfecho con el resultado de la jornada.

¿Qué es una apelación? ¿Cuáles son los lapsos para intentarla? ¿Cómo se hace un escrito de promoción de pruebas? ¿Qué lapso tengo para ello? ¿Cuál es la dinámica del Procedimiento Ordinario Penal? ¿Cuáles son sus fases? ¿Qué es un acto conclusivo? ¿Qué es la fase de control o de juicio oral? ¿Cómo actuar en una audiencia de calificación de flagrancia?, o ¿Qué hacer en la audiencia preliminar? ¿Qué es un procedimiento especial?, en fin, estas y muchas otras interrogantes no sólo en materia de derecho penal, sino también civil, mercantil, etc., se colocan sobre la mesa y de allí habrá de salir un criterio maduro acerca de la dialéctica para ejercer. El propósito no es otro sino el de contribuir al mejoramiento (común) de la calidad profesional.

Oratoria, redacción, técnicas de litigación, así como la puesta en práctica de juicios o audiencias de ensayo, forman parte de la propuesta. Hay que romper las ataduras de la rutina y abrir el pensamiento a nuevas formas de conocimiento. Está, en la vocación íntima de cada abogado o estudiante, hacer lo adecuado por escapar del fantasma de la ignorancia. Ejercer cualquier profesión, es un compromiso con la sociedad, es una gran y altísima responsabilidad. Por lo tanto, hacer un esfuerzo por dedicar un tiempo a nutrir el cerebro nunca estará de más y contrario a lo que se cree, nos dará seguridad y prestancia al momento de hacer valer los derechos de nuestros representados.

Quien actúa con conocimiento de lo que hace, está obrando en beneficio del interés colectivo. Esto es lógico ya que los tribunales están colapsados de causas cuya naturaleza, es la resultante de una errónea asesoría o de desconocimiento de deberes, derechos y obligaciones que, de haberse puesto en práctica, habría necesidad más de maestros que de jueces. La cultura, la educación elimina conflictos.

Por último, ya que la dinámica es de Círculo de Estudio, la asistencia no está supeditada a evaluaciones o listados de asistencia. No. Cualquiera, cuando sienta necesidad de discutir, hablar o proponer sobre temas de Derecho puede asistir, sin que quede inscrito u obligado a continuar asistiendo. Se trata, repito, es de contar en la ciudad con un punto de apoyo al que pueda asistirse para resolver cada duda o contribuir en esclarecer las dudas de los demás. Ojalá se dé a esta iniciativa el apoyo que -por naturaleza- le corresponde, pues ya no es posible decir que -en Barinas- nadie se ocupa de incentivar la práctica del estudio. Es mentira afirmar que no hay en Barinas una tertulia jurídica (robando el término al Dr. Wilfredo Urquiola) en la que el profesional o estudiante cuente con la oportunidad de dar rienda suelta a sus ansias de conocimiento. A sus expectativas de éxito. A su apetito de cultura jurídica. Bienvenidos Círculos de Estudio Jurídico.

rafamitiloveliz@gmail.com

@RafaelMitilo

Créditos para: http://laprensadebarinas.com.ve/news/noticiaunica.php?id=58483

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s