Mes: noviembre 2014

Política petrolera: cómo salvar al mundo y arruinar a Venezuela

Posted on


Economía Política

30.11.201405:25 AM Al régimen no le  interesa gobernar, sino mantenerse en el poder

Miguel Aponte

Desde Caracas.- Ocho factores ahorcan la factura petrolera venezolana. Hemos visto tres. Continuemos viendo, evaluando y preguntando la razón de ser de cada uno. Queremos mostrar que pueden corregirse y, además, que para este régimen, sin embargo, es imposible, pues está preso entre su ideología y su mediocridad; e incluso está atrapado en sus propias mentiras. Algo grave y que se revela en su incapacidad absoluta para reconocer sus propios errores y menos aún aprender de ellos y corregir.

Cuando se creen las propias mentiras y las decisiones económicas se toman a partir de ellas el desastre es inevitable. El ejemplo emblemático es el infantil cacareo de la “guerra económica“: ellos saben que es mentira, pero se legisla “como si” fuese cierto -ver, y no es el único ejemplo, las 51 recientes leyes habilitantes-.

Es un régimen…

Ver la entrada original 386 palabras más

Anuncios

LA SEMANTICA DE LAS FARC

Posted on


The Bosch's Blog

Las Farc no solamente cuentan con un discurso rígido con una semántica propia, sino que son el resultado de una receta doctrinaria comunista que tiene su origen con la llegada de Fidel Castro a Colombia.

Por Rafael Gómez Martínez

Yo le suelo comentar a mis alumnos que los hechos históricos son los hechos y que lo importante es comprender el por qué se producen. Sobre todo, comprender el contexto histórico, hoy que está tan de moda con respecto al caso de AGH, por ejemplo.

La llegada de Augusto Pinochet no se dio por sí sola. La llegada de Pinochet fue producto de un nefasto gobierno de Allende. La llegada de Allende, a su vez, no se dio por sí sola. Esta correspondió a una receta doctrinaria comunista que se viene imprimiendo en América Latina desde la llegada al poder de Fidel Castro en Cuba. Inclusive, desde antes.

Eudacio Ravines fue un…

Ver la entrada original 385 palabras más

Letizia, la reina roja de España

Posted on


The Bosch's Blog

¿Podría ser recordada la Reina Letizia con el sobrenombre de ‘la Reina Roja’?
Letizia podría ser recordada como “la Reina Roja” por su pasado progresista, su interés por los líderes de izquierda y su extraña relación con los símbolos institucionales y los asuntos militares.

¿Podría ser recordada la Reina Letizia con el sobrenombre de 'la Reina Roja'? Letizia podría ser recordada como “la Reina Roja” por su pasado progresista, su interés por los líderes de izquierda y su extraña relación con los símbolos institucionales y los asuntos militares.

Caricatura de Letizia Ortiz con una bandera republicana.

Reyes y reinas han sido recordados por sobrenombres. Letizia podría ser recordada como “la Reina Roja” por su interés por los líderes de izquierda, la desgana en los actos militares y su rechazo a los símbolos institucionales.

En efecto, algunos reyes y reinas de la historia universal han sido recordados por epítetos o sobrenombres. “La Loca”, “La Grande” ,“El Hermoso”, “El Hechizado”… Aunque los reyes no deben significarse políticamente, ya que son reyes de todos los españoles y no deben mostrar – aunque las tengan- simpatías por uno u otro bando, a este paso Letizia Ortiz podría ser recordada…

Ver la entrada original 182 palabras más

Así está el Estadio Azteca en la despedida de Chespirito -Foto-

Posted on


Así está el Estadio Azteca para despedir a Chespirito. Así está el Estadio Azteca para despedir a Chespirito.

Miles de personas se dieron cita hoy en el emblemático Estadio Azteca de Ciudad de México para despedir al comediante Roberto Gómez Bolaños, Chespirito

Niños y adultos disfrazados con personajes como El Chavo del 8, Quico, la Chilindrina y el Chapulín Coloradose vieron en el mar de personas que llegaron a darle el último adiós al comediante, fallecido el viernes a los 85 años en el balneario de Cancún.

Grandes carteles con célebres frases de personajes de Chespirito como el “No contaban con mi astucia”, del Chapulín Colorado, vistieron la fachada del Estadio Azteca.

Miles de artículos alusivos a los personajes de Chespirito hicieron parte de la oferta de los vendedores del Azteca.

El coloso de Santa Úrsula, como también de conoce al estadio, se vistió de gala para dar el último adiós al aficionado más célebre del club local…

Ver la entrada original 106 palabras más

La vida del medium Chico Xavier: profecías, entrevista y película

Posted on


LAS MONEDAS DE JUDAS

El periódico Folha Espírita de mayo de 2011 trae una revelación hecha en 1986, por el médium Francisco Cândido Xavier sobre el futuro reservado al planeta Tierra y a todos sus habitantes en los próximos años. La revelación fue hecha a Geraldo Lemos Neto, fundador de la Casa de Chico Xavier, de Pedro Leopoldo (MG) y de la Vinha de Luz Editora, pero solo ahora él se ha decidido a hablar.
Lo “chistoso” es que al comienzo de la lectura no di mucho crédito a esa “profecía”, pero según leía, me fui poniendo muy serio. Ello porque las partes que remarqué en negrita coinciden EXACTAMENTE con lo que Oráculo nos había dicho en las últimas décadas. Mucho de lo que ella decía lo he compartido en inserciones y comentarios en el blog antiguo (los comentarios se perdieron para siempre, pero algunas personas todavía recuerdan lo que dije, incluso una imagen…

Ver la entrada original 2.813 palabras más

Auge y caída del socialismo petrolero / Manuel Malaver

Posted on Actualizado enn


MANUEL MALAVER, Auge y caída del socialismo petrolero
El ocaso de los petrodictadores
redentores del “Siglo XXI”

■ El socialismo petrolero llegó a su fin, pero no porque se agotaran las reservas de crudo, o el país fuera objeto de un embargo económico tipo Cuba o agredido por potencias imperialistas que, presas de pánico por su crecimiento y expansión, se apresuraron a asesinarlo en su cuna.

No, el petrosocialismo, o telesocialismo, o “Socialismo del Siglo XXI” (que por todas estas etiquetas podría ser identificado por futuros historiadores que se ocupen de su estrella fugaz) entró en fase agónica y, definitivamente terminal, porque una adicción voraz e incontrolable por el petróleo caro, combinada con una patología por el gasto que lo llevó a delirios como la restauración de la “Guerra Fría”, y el financiamiento de alianzas con países clientes o aliados que lo secundarían en la destrucción del capitalismo, el imperialismo y los Estados Unidos, lo dejaron exhausto y al borde de la extinción una vez que los precios altos se esfumaron y volvieron las inmutables y apacibles vacas flacas.

Eran circunstancias perfectamente diagnosticables y evitables, pues ya habían atrapado a otros jefes de Estado petroadictos venezolanos y extranjeros, pero de las que el promotor del modelo o sistema, el teniente coronel, Hugo Chávez, creyó que escaparía jugando a comportarse como político, militar, sacerdote o profeta, desde luego que apoyado por Dios de los Ejércitos que no lo abandonaría en la guerra por ser el Lenin, Stalin, Mao o Fidel Castro (o todos a la vez) del siglo XXI.

Era un personaje con la psicología ideal para autoengañarse, ya que, con una exitosa carrera política cifrada en golpes de suerte, apuestas audaces e instantes de inspiración, tuvo razones para creer que, incluso, las derrotas sucedían para empinarlo a una mayor gloria y conducirlo hacia la ruta que ya había transitado el Padre Fundador y Libertador, Simón Bolívar

Sin embargo, lo que es difícil que no fuera más que un pálpito en el período estrictamente nacional de su carrera, no hay duda que se catapultó hacia una certeza a finales del 2004, cuando, después de pasar por dos crisis políticas que casi lo eyectan del poder (la del 11 de abril del 2002 y la del referendo revocatorio dos años después), empieza a recibir noticias de que los precios del crudo, deprimidos desde mediados de los 90, se comportaban al alza y a velocidades y cantidades poco usuales.

Pocos meses después, seguramente en el segundo semestre del 2005, ya los datos que le reportan diariamente los expertos de la gerencia de ventas de PDVSA no dejan lugar a dudas: una nueva crisis energética se ha instalado en los mercados, la demanda presiona como nunca a una oferta dormida por la poca capacidad de producción y refinación y un nuevo ciclo alcista parece que llega sin posibilidades de ceder en decenas de años y precios difíciles de calcular e imaginar.

Los saltos intradiarios se desencadenan y los picos dan la impresión que conducen a los 70 u 80 dólares el barril, pero no, es más y ya para finales de año es imposible no admitir que precios nunca vistos de más de 100 dólares el barril parece que están a la vuelta de la esquina.

En otras palabras: que tiempos para soñar, confirmar profecías, pensar que se nació predestinado, con un mandato o misión del Padre Libertador, o del Dios de los Ejércitos, para conquistar mundos, derrocar imperios y remontarse a alturas que no habían alcanzado héroes o semidioses como Lenin, Stalin, Mao, Ho Chi Minh, Kim Il Sung y Fidel Castro.

Siempre pensó que era un revolucionario “al natural”, una flor del camino que, con escasa formación, poco entrenamiento y una carrera militar que lo privó de hazañas notables y heroicidad, había nacido apenas como predicador y, a lo sumo, para promover, aun desde el poder, a los que eran verdaderamente grandes e inalcanzables.

Pero ahora, después de convertir en un estruendoso éxito político a un vergonzante fracaso militar el 4 de febrero del 92, de lograr que se le perdonaran todas las violaciones a la ley y a la Constitución, de ganar, a pesar de, que le entregaran el poder en las elecciones presidenciales del 98, de escapar a dos intentos por desplazarlo de la presidencia, pero sobre todo, ahora que se había tropezado con el ciclo alcista de los precios crudo, no hay dudas que empezó a sentirse el nuevo y esperado profeta “rico y armado”.

Son los tiempos en que nace el Chávez petrodictador, el tirano que en alianza de otros tiranos que presiden países productores de crudo, “hermanos” como Muamar Gaddafi de Libia, Mahmoud Ahmadinejad de Irán, y Vladimir Putin de Rusia, se pondrá a la cabeza de la cruzada para redimir a los pobres del mundo de las injusticias, la miseria, la explotación y la desigualdad.

No es poca cosa, pero Chávez trae más, mucho más, y con los petrodictadores redentores, desembarca el socialismo petrolero, o del Siglo XXI, modelo que, con la riqueza de los hidrocarburos, resolvería un problema que no habían solucionado los “socialismos anteriores”, como es la acumulación primitiva de capital, que, aparte de conducir a una rápida industrialización, también derramará sobre los pobres el cuenco de la abundancia y la felicidad, en tanto deja un plus para crear una gran alianza política y militar que emprenderá las últimas y decisivas batallas contra el capitalismo, el imperialismo y su buque insignia: los Estados Unidos de Norte América.

Es innecesario documentar que todos estos disparates trataron de implementarse, inflamados, no solo con las cuentas en petrodólares del Tesoro venezolano que no terminan de ascender, sino también con el verbo de un Chávez convertido en “Rey del Petróleo”, para quien había llegado la hora del triunfo de los pobres contra los ricos, de la revolución contra la explotación, de los humildes contra los poderosos, de los buenos contra los malos, del sur contra el norte, del trabajo contra el capital.

Entre tanto, los ingresos del boom petrolero, del último ciclo alcista de los precios del crudo, eran repartidos a manos llenas entre países y partidos “hermanos”, entre individualidades e instituciones, entre tirios y troyanos, Montescos y Capuletos y todo aquel que quisiera hacer cola e inscribirse como soldado del Armagedón que preparaba Chávez en su lucha por llegar a la cima del fin de los tiempos.

Pero también la factura nacional hizo lo suyo, pues “el redentor” pensó que con los petrodólares podía “no expropiar” sino “comprar” el aparato productivo privado y nacional, cuyos fundos y fábricas eran invadidos y después adquiridos para ponerlos en manos de obreros y campesinos que en pocos años los convertirían en los más rentables de la región, mientras se implementaba un plan de gigantescas importaciones para sustituir lo que antes se producía y que solo en el 2007 alcanzó los 70 mil millones de dólares.

Igualmente, se instaló un holístico plan clientelar, un programa para que al pueblo no le faltara nada, y comprendiera las bondades del socialismo y aceptara respaldar mayoritariamente a su “Salvador”, fuera en las urnas, las manifestaciones de calle, o los campos de batalla.

Era un festín como pocas veces se había conocido en el mundo y mucho menos en América Latina, cuyos países socialistas, populistas y autoritarios, así como un segmento importante del electorado nacional, simplemente se adhirieron a los sueños de este “Don Regalón” (el apelativo se lo colocó el propio Chávez), el cual, habiendo comprado la tesis que expuso Fidel Castro a comienzos de los 90, de que el nuevo revival del socialismo sería en América del Sur, no perdió tiempo en creerle al viejo zorro que era el teniente coronel quien debía proclamarlo y dirigirlo.

De esos delirios nació el ALBA, una alianza económica y política financiada por PDVSA y constituida por Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia que debía ser la cabeza de puente para que toda la América mestiza y afrodescendiente y de habla española, portuguesa, inglesa y francesa, se agrupara contra sus enemigos históricos y anglosajones.

Pero también la apertura de las arcas nacionales a países populistas y autoritarios de la región y del mundo, que con el cuento de que se sumaban al “llamado” del Iluminado de Sabaneta, vendieron cuanta chatarra poseían, se involucraron en negocios en los cuales el país siempre llevaba la peor parte, y convencían a Chávez de que incursionara en proyectos que eran, simplemente, un vertedero de petrodólares.

Y así hasta la crisis de la economía global en el 2009, la conversión de Estados Unidos en el principal productor mundial de crudos, la emergencia del “fracking” o la producción del petróleo de esquistos, y la transformación en rey desnudo de este socialismo petrolero cuyos representantes estaban en la reunión de la OPEP en Viena el jueves pasado en la actitud de mendigos, casi que arrodillados clamando por un recorte de la producción que generaría precios altos.

Para culminar, no me resta sino citar una frase que le oí a Arturo Uslar Pietri poco antes de morir: “Si los precios del petróleo bajaran ahora, no me cabe dudas que la Cruz Roja Internacional vendría a repartir sopas en las esquinas de toda Venezuela”.

*Manuel Malaver. Analista político mejor informado de Venezuela, reconocido periodista de larga y respetada trayectoria en los medios impresos, autor del libro: “La DEA contra la Guardia Nacional de Venezuela”.

Créditos para: http://www.reportero24.com/2014/11/manuel-malaver-auge-y-caida-del-socialismo-petrolero/

Infoesfera: donde la filosofía se encuentra con la tecnología

Posted on


Cabeza repleta de información

Algo realmente importante le está ocurriendo a lo que somos y a cómo nos relacionamos, así como al ambiente que habitamos. Y se trata de un profundo cambio que no ocurre muy a menudo.

Eso es lo que señala el filósofo italiano conocido por su trabajo pionero en la filosofía y ética de la información Luciano Floridi, quien intenta examinar la perspectiva de esta nueva realidad a largo plazo.

Y a esa realidad hay quienes la llaman infoesfera (información + esfera), un neologismo que utilizó el crítico de libros de la revista Time en 1971, al explicar que “así como un pez no puede conceptualizar el agua o las aves, el aire, el hombre apenas entiende su infoesfera, esa envolvente capa de esmog electrónico y tipográfico compuesto de clichés del periodismo, entretenimiento, publicidad y gobierno”.

Más tarde, el escritor y futurista estadounidense Alvin Toffler la usó en su libro “La Tercera Ola” en el que escribió: “Lo que es inevitablemente claro, no importa qué elijamos creer, es que estamos alterando nuestra infoesfera fundamentalmente (…) estamos añadiendo un nuevo estrato de comunicación al sistema social”.

“La emergente infoesfera de la Tercera Ola hace que la de la era de la Segunda Ola -dominada por sus medios de comunicación masivos, la oficina de correos, y el teléfono- parezca totalmente primitiva en contraste”.

Colapso del costo del poder

Luciano Floridi
Floridi se toma en serio las charlas de café sobre cómo ha cambiado el mundo.

Floridi trabaja en el Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, acaba de escribir un libro llamado “La 4ª revolución: cómo la infosfera está remodelando la realidad humana”.

Lo que lo hace notable es la manera en la que amplía el horizonte de la alta tecnología.

Aplica grandes y quizás intemporales pensamientos a algo que a menudo se discute meramente como un cambio desconcertante.

Al principio del libro toma un diagrama del Proyecto Hamilton del Brookings Institution, el centro de investigación estadounidense, que demuestra cuán dramáticamente ha caído el costo del poder de computación en los últimos 70 años.

Computadora
Las primeras computadoras no tenían tanto poder de procesamiento.

El gráfico utiliza la medida estándar de desempeño de los computadores: Mips, millones de instrucciones por segundo.

El iPad2 de 2010 (que ya es viejo) trabajaba a 1.600 Mips.

El mismo poder de computación en los años 50 habría costado US$100 billones, si hubiera sido posible conectar la cantidad suficiente de maquinas para procesar tal cantidad de instrucciones. ¿El costo del iPad2 en 2010? US$600.

Esa disminución de precio extraordinaria es la otra cara del famoso mapa de ruta para la industria de los semiconductores producido hace 40 por Gordon Moore de Intel, la compañía pionera y dominante en la evolución de los chips de silicio de las computadoras personales.

Gordon Moore señaló en ese entonces que gracias a los refinamientos en la fabricación, el poder de computación de cada chip se doblaría cada dos años. Eso sigue ocurriendo. Ese fenómeno provee la fuerza motivadora de una revolución social e industrial continua.

Lecciones de la historia

La cuestión fundamental que se plantea el libro de Floridi es: ¿qué estamos haciendo con todo este poder de computadores personales y corporativos? Y ¿qué nos está haciendo?

Es un gran tema. En el mundo del profesor, la historia misma es sinónimo de la Era de la Información.

tableta
Ya no nos relacionamos con la información sino que dependemos cada vez más de ella.

Eso empezó hace mucho tiempo, con la invención de la escritura en Mesopotamia, alrededor de 5.200 aC. Desde ese momento hubo sistemas que podían registrar eventos para uso futuro.

Eso significó que era posible que las lecciones aprendidas por una generación pasaran más fácilmente a la siguiente. Ese fue el principio de la Era de la Información. Lo que pasó en Mesopotamia y la ciudad de Ur nos llevó de la prehistoria a la historia.

Pero –dice Floridi- estamos entrando ahora en la tercera edad del desarrollo humano. Estamos pasando de ser seres relacionados con la información a seres dependientes de la tecnología de la información y comunicación.

Hemos entrado en la infoesfera.

Grandes interrogantes

Naturalmente, al entrar a una nueva etapa surgen grandes interrogantes pero, ¿realmente deberíamos recurrir a un filósofo para resolverlos?

Para Floridi, sí.

Estatua filosofo
¿Para qué necesitamos a la filosofía en esta era tecnológica?

Necesitamos que la filosofía tenga una mejor comprensión de la naturaleza de la información misma.

Necesitamos que la anticipe y que conduzca el impacto ético de las tecnologías de la información y comunicaciones en nosotros y nuestro ambiente.

Necesitamos que mejore la dinámica económica, social y política de la información.

Y necesitamos que la filosofía desarrolle el marco intelectual correcto para ayudarnos a darle significado y entender nuestra nueva situación.

“Necesitamos una filosofía de la información como la filosofía de nuestra época para nuestra época”, opina.

Esto puede sonar presuntuoso, pero es una forma muy elegante de llamar la atención a cuán diferente va a ser el siglo XXI. Y cuán impredecible.

Las sociedades avanzadas se están volviendo más y más dependientes de las tecnologías de información y comunicaciones. El poder de las computadoras seguirá bajando de precio, y la cantidad de datos va a alcanzar cantidades impensables.

En medio de todo ese cambio, hay uno o dos límites familiares, dice Floridi: el tiempo (la velocidad de las comunicaciones) y el espacio (la necesidad de más y más capacidad de almacenamiento para toda esa información). Ambos están rezagados.

El profesor pone esta nueva situación histórica bajo el escrutinio de la filosofía.

Es demasiado temprano para sacar conclusiones sobre la dirección en la que nos está llevando la nueva conectividad en el ciberespacio.

Pero este libro plantea preguntas que deberíamos estarnos haciendo, para bien o para mal.

Créditos para: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/11/141128_infosfera_filosofia_tecnologia_finde_dv