Los 100 textos científicos más citados de la historia

Posted on


Albert Einstein
Einstein no es parte de la lista porque sus conceptos son tan importantes que rápidamente se incorporaron a los textos científicos como términos familiares que no necesitan referencia.

Oliver H. Lowry, Nira J. Rosebrough, A. Lewis Farr y Rose J. Randall.

Lo más probable es que estos nombres te resulten completamente desconocidos.

Pero te sorprenderá saber que estos cuatro investigadores son los autores de la monografía científica más citada –o para ser más precisos, con más referencias bibliográficas en textos de otros científicos– de la historia.

Tubos de ensayo y envases de laboratorio
La base de datos del Science Citation Index incluye alrededor de 58 millones de textos.

Las referencias, en las que un texto se remite a un trabajo anterior, son el medio estandarizado por el cual un autor reconoce la fuente de su metodología y sus ideas, pero también sirven para determinar a grosso modo la importancia de un estudio.

Publicado en 1951, el texto que encabeza la lista con 305.000 referencias, explica cómo medir la cantidad de proteínas en una solución.

En segundo puesto le sigue un estudio de U. K. Laemmli, de 1970 -otro análisis de proteínas- y, en tercer lugar, por qué no, otro estudio de 1976 que también tiene que ver con las proteínas, de Marion M. Bradford.

Aquí puedes ver la lista completa

Los famosos, los grandes ausentes

El ranking fue elaborado por el Science Citation Index (SCI), una base de datos que este año cumple 50 años y que registra las referencias bibliográficas de los artículos publicados en miles de revistas científicas.

Tubos de ensayo
El texto que ocupa el primer puesto data de 1951. Explica cómo medir la cantidad de proteínas en una solución.

Para marcar su aniversario, la revista Nature le solicitó a los dueños de este listado (la agencia Thomson Reuters) crear una lista con los 100 textos más citados.

Los resultados dejaron sorprendidos a más de uno.

¿Por qué Albert Einstein no está allí? ¿Y los científicos que descubrieron la doble hélice del ADN o los premios Nobel más famosos de la historia? ¿Cómo es posible que no ocupen confortablemente los primeros lugares del ranking?

Según explica Paul Wouters, director del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos de Leiden, Holanda, muchos textos académicos, sobre todo los que se centran en metodologías, “se han vuelto una referencia estándar que uno cita para comunicarle a otros investigadores qué clase de trabajo está haciendo”.

La gran mayoría de los textos que lideran la lista, entonces, describen métodos experimentales osoftware que se han tornado esenciales en su campo.

Por otra parte, muchas monografías famosas reciben menos referencias de las que se merecen precisamente porque lo que dicen es tan importante que los conceptos se incorporan rápidamente a los libros de texto, como términos familiares que ya no necesitan una referencia.

“Un fenómeno conocido como eliminación por incorporación”, le dice a BBC Mundo Richard Van Noorden, coautor del artículo deNature.

Yo te cito a ti, tú me citas a mí

Otro dato curioso que arroja la lista, que incluye textos publicados desde el año 1900 hasta la fecha: para figurar entre los primeros 100 hacen falta 12.119 citas.

Pizarrón
12.119 citas. Eso es lo que hace falta para figurar entre los primeros 100.

¿Pero en qué medida el prestigio de un investigador depende de la cantidad de referencias bibliográficas que hagan otros autores?

“Los científicos quieren que los citen, porque mostrar que uno tiene muchas referencias quiere decir que uno está haciendo una investigación importante”, explica Van Noorden.

“Además, es una cifra que uno puede presentarle fácilmente a sus directores o a quienes lo financian para demostrarles que uno es influyente”, añade Van Noorden, quien reconoce que sí, en ocasiones, hay una suerte de convenio tácito entre científicos de si tú haces una referencia a mi trabajo yo haré una referencia al tuyo.

“Un estudio, por ejemplo, notó cómo es más probable que los científicos que citan ciertos textos de colegas, encuentren que estos hacen referencia a sus trabajos. Pero creo que todo esto no le quita valor a la utilidad de las referencias como un indicador de la influencia que tiene una investigación”, dice Van Noorden.

“Tampoco hay que poner demasiado énfasis en eso, la mayoría de los científicos no están obsesionados contando cuantas referencias bibliográficas tienen sus trabajos”.

“No obstante”, le aclara Van Noorden a BBC Mundo, “ningún estudio logrará cientos de referencias a menos que sea verdaderamente influyente”.

Al final, lo mejor para que otros investigadores incluyan una referencia bibliográfica a tu trabajo es “escribir una monografía que lean y en la que confíen muchos otros científicos”, dice Van Noorden.

En síntesis, es hacer investigaciones que valgan la pena.

Créditos para: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/11/141110_100_textos_cientificos_mas_citados_lp.shtml?ocid=socialflow_twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s