Venezuela / Diosdado, ahora manda y ordena y decreta, con más fuerza que el mismísimo presidente civil / Elizabeth Fuentes

Posted on


ANÁLISIS, Diosdado se le ha ido colando entre los palos a Maduro

Maduro parece un Presidente
“asimilado” a las FANB

Diosdado,  ahora manda y ordena y decreta, con más fuerza que el mismísimo presidente civil.

Estamos ante una sorda competencia entre Diosdado y Maduro para ver quién militariza más el poder. Quién de ellos logra, con mayor rapidez, hacer del país un gran cuartel.

Cada día, Nicolás Maduro parece más un Presidente “asimilado” a las Fuerzas Armadas que aquél fracasado “Presidente Obrero”, slogan con el que trataron de volverlo simpático y asequible a la masa dura chavista. Cada día, Maduro nos recuerda a esos civiles – médicos, odontólogos, ingenieros-, que ofrecen sus servicios a la institución castrense y terminan uniformados, cuadrándose ante los generales y, cómo no, gozando de los privilegios que siempre han acompañado al estamento militar.

Y si al principio de su mandato se vestía con aquellas chaquetas que recordaban al militar Hugo Chávez disfrazado de civil – vaya ironía-, de un tiempo a esta parte el Presidente ha arreciado en sus ambiciones y entonces vemos cómo su lenguaje, su postura y lo que decreta para tratar de salir del Metrobus sin frenos en que ha convertido a Venezuela, pareciera dictado al oído por su otro yo, el Presidente de facto Diosdado Cabello, quien se le ha ido colando entre los palos y ahora manda y ordena y decreta, con mucha más fuerza y ganas que el mismísimo presidente civil.

Como quien no quiere la cosa, Cabello se ha ido apropiando del sillón del caudillo que quedó vacío, luego de trece largos años durante los cuales ministros, funcionarios, militantes y simpatizantes del gobierno se acostumbraron a obedecer y callar. Pero, cual esclavos recién liberados, perdieron la brújula apenas se quedaron sin amo y entonces, sin saber qué hacer ni hacia dónde ir, optaron por el camino de regreso a la hacienda, resignados ante la presencia de este nuevo y poderoso capataz que maltrata y humilla mucho más que el anterior, pero al menos los coloca en su sitio, en la única realidad que conocen, ésa donde se sienten cómodos y no se podrán equivocar, porque basta con repetir lo que dice la cartilla y listo: habrá comida en la mesa. Metafóricamente hablando, claro, porque ya ni eso tendrán.

Y si bien Maduro se percató finalmente de que en el jueguito de la silla de caudillo, Diosdado se la arrebató sin problemas, el Presidente se ha visto ahora en la necesidad de imitar a Cabello, montando una silla de poder paralela, más o menos la misma estrategia que desplegó cuando no pudo habitar La Casona y, sin decir ni ñe, se retiró a La Viñeta o Fuerte Tiuna ( o adonde sea que vive con Cilita), en una muestra de debilidad inaudita que funcionó para imaginar, desde un inicio, por dónde venían los tiros.

Lo cierto es que ahora presenciamos una sorda competencia entre ambos por ver quién militariza más el poder, no solo quién tiene más poder militar aliado, ni quién controla más los cuarteles y los componentes, no vaya a ser que de verdad, le den un golpe. Sino que el asunto ahora es ver quién logra, con mayor rapidez, hacer del país un gran cuartel. Entonces mientras Cabello se disfraza de Hugo Chávez, con su uniforme de camuflaje y su boina roja para dar órdenes y amenazar a diestra y siniestra, los civiles Nicolás Maduro y Jorge Arreaza – al que tampoco pudo sacar de La Casona-, se inventan unos Comando Militares Populares para la Guerra Económica, Comandos Militares Estadales Populares y nada menos que Jefes Civiles del Estado Mayor de la Batalla Económica (eso si, con su Jefe Militar- militar al lado), para hacerse de su propia tropa que, a decir verdad, debe estar conformada por los miles de combatientes que desfilan a diario frente a las puertas de abastos, farmacias y supermercados.

El asunto es que mientras Diosdado y Nicolás compiten por ver quién tiene tiene la tropa más grande para ganar la Guerra Económica – que visto los resultados la perdieron hace rato frente a un enemigo que ellos mismos se inventaron y no les conviene derrotar-, ocurre que, como dijo Napoleón Bonaparte, el único General que gana todas las batallas es el General Hambre “porque un ejército se mueve por su estómago”.

Así que para la Guerra Económica, los Presidentes de Venezuela deberán ir muy bien pertrechados para mantener contento al ejército civil, ese que lleva tiempo atrincherado pero frente a los abastos, mercales, farmatodos y pedevales y su estrategia la está dirigiendo el General Hambre, ése que no pierde ni un juego de chapita.

Créditos para: http://www.reportero24.com/2015/02/analisis-diosdado-se-le-ha-ido-colando-entre-los-palos-a-maduro/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s