Venezuela celebra contrato de suministro de carne por US$2.100 millones con multimillonario brasileño

Posted on Actualizado enn


Planta de despostado de JBS en Brasil / El Economista América

Un increíble contrato de suministro de carne por la astronómica cifra de 2,1 mil millones tiene la empresa brasileña JBS con el gobierno venezolano en el año 2015. Las acciones de JBS que se negocian en la bolsa de valores de Brasil se han disparado, haciendo aún más acaudalado a Joesley Batista, el mayor de un clan familiar que controla empresa, que también tiene participación del estatal Banco Nacional de Desarrollo de Brasil.

Lea a continuación el trabajo de investigación de Bloomberg “This Brazilian Beef Company Has a $2 Billion Stake in Venezuela’s Future” en traducción libre del inglés por lapatilla.com

Por  Anatoly Kurmanaev, Gerson Freitas Jr y  Blake Schmidt | Bloomberg

En junio, el presidente del Congreso de Venezuela, Diosdado Cabello, pasó cuatro días en Brasil. No fue un secreto. Estuvo acompañado por otros funcionarios,tuiteó que estaba “trabajando por la patria” y se reunió con el presidente. Pero fue una visita de oficial inusual.

Su primera reunión importante fue con Joesley Batista, el mayor de un clan multimillonario de cinco hermanos que controlan JBS SA, el mayor empacador de carne del mundo. En tres días, Cabello fue a las plantas de JBS. Y cenó con la familia Batista.

Vzla Importaciones de carne de Brasil

Si pasar tanto tiempo con un productor extranjero de carne parece sorprendente, dice mucho acerca de la relación co-dependencia emergente entre una empresa privada brasileña y el gobierno de Venezuela. Y es una lección de las prioridades del gobierno de Venezuela en estos días. En las elecciones de diciembre se percibirá como la hiperinflación, la caída de la producción y el aumento de la delincuencia han llevado a racionamiento de alimentos, disturbios y saqueos.

La preocupación principal del gobierno ahora es el suministro de alimentos” dijo Fernando Portela, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Venezolano-Brasileña, o Cavenbra Necesitan mantener el suministro en las tiendas para mantenerse en el poder

Sólo uno de cada cinco votantes afirma que quiere que el presidente Nicolás Maduro concluya su mandato en el año 2019. El partido gobernante podría perder el control de la Asamblea Nacional por primera vez en 16 años.

Cabello describió su viaje a Brasil como una negociación de alimentos y medicinas para ganar la “guerra económica” que los capitalistas están librando contra su país. Las solicitudes al Ministerio de Información para un posterior comentario de Cabello, del Ministerio de Alimentos y de la Oficina de la Presidencia no fueron respondidas.

Arreglos especiales

Para JBS, el mercado venezolano tiene ahora un significado especial. Tiene un contrato de $ 2.1 mil millones donde proporciona casi la mitad de la carne y una cuarta parte del pollo que comen los 28 millones de venezolanos. El país representa alrededor del 10 por ciento de los ingresos por exportaciones de JBS, que algunos analistas han etiquetado como una posición arriesgada, teniendo en cuenta lo cercano que Venezuela podría estar de un default. JBS no lo ve de esa manera.

Venezuela ha pasado en el último año de ser el segundo mayor importador de ganado del mundo a traer casi ninguno.

Para JBS era una oportunidad de hacer algo que nadie más ha hecho en un país que cuenta con una importante demanda potencial” dijo Miguel Gularte, presidente de JBS Mercosur, en una entrevista. Al realizar el empacado y la distribución de sus productos en Venezuela, JBS ha sido capaz de reducir drásticamente el tiempo que se tarda en llegar a las tiendas.

JBS tiene un acuerdo que otras compañías no tienen. En 2014 vendió 1,2 mil millones de dólares en alimentos al gobierno venezolano y recibió sus pagos dentro de los 90 días, de acuerdo con documentos preparados conjuntamente por la empresa y el monopolio de importación estado Corpovex.

Facturas pendientes de pago

Por el contrario, numerosas empresas locales y extranjeras en Venezuela no han sido capaces de obtener los dólares racionados del gobierno en años. Ecoanalítica, una consultora con sede en Caracas, calcula que el Gobierno venezolano tiene 28 mil millones de dólares en facturas pendientes de pago a las empresas privadas.

Gularte dijo JBS espera ampliar sus ventas a Venezuela en un 20 por ciento en 2015. La compañía está en conversaciones con el Credit Suisse AG para estructurar un financiamiento para un mayor crecimiento allí.

Para Venezuela, es una ventaja el negociar con una sola compañía multi-proteína con una plataforma logística integrada en lugar de comprar el pollo a una empresa, la carne a otra“, dijo Gularte. “Venezuela encontró un socio que la respeta

La política, tanto en Brasil como en Venezuela, subyace en el fondo. Los partidos gobernantes de ambos países se han dado apoyo mutuo frente a la crisis, Maduro defiende a la presidente de Brasil, Dilma Rousseff contra su posible destitución y ella criticó las sanciones estadounidenses en contra de funcionarios del gobierno de Maduro. El acuerdo con JBS ofrece una línea de vida brasileña al gobierno de Maduro, ya que se esfuerza por llenar los estantes con comida antes de las elecciones.

El mayor donante político

El año pasado, JBS fue el mayor donante de dinero al Partido de los Trabajadores de Lula y Rousseff. Las crecientes donaciones de la compañía a Rousseff, así como a sus oponentes, se investigaron en una audiencia del Congreso de Brasil sobre el BNDES, el banco estatal de desarrollo de Brasil, que posee una cuarta del capital de JBS. Sin embargo, no hubo financiamiento estatal para el contrato de Venezuela con JBS y Gularte dijo que el gobierno brasileño ni siquiera estaba al tanto de él. JBS negó a comentar sobre la investigación a BNDES.

Los crecientes lazos entre JBS y el gobierno venezolano son notables en un país donde las importaciones se han desplomado debido a un colapso del petróleo, la principal fuente de ingresos del país, y donde las empresas de alimentos son acosadas. En julio, tropas militares ocuparon almacenes del mayor productor local de alimentos, Empresas Polar, luego que el gobierno la acusara de sabotear la economía mediante la reducción de la producción. La compañía con sede en Caracas dice le adeudan $ 463 millones los reguladores de divisas de Venezuela.

Riesgo crediticio

Competidores brasileños de JBS también han sentido el dolor. BRF y Marfrig Global Foods SA a principios de este año se detuvieron los envíos a Venezuela por el creciente riesgo crediticio. Minerva SA dijo que sólo exporta al país cuando le pagan por adelantado. Su retirada del mercado venezolano ayudó que las acciones de los Batista en JBS se dispararan.

Movimiento de un contenedor de Hamburg Sud en Puerto Cabello

Cada 10 días, un buque de la naviera Hamburg Sud, contratada por JBS en la modalidad de liner shipping, se detiene en el puerto más grande de Venezuela, Puerto Cabello. En una reciente tarde de agosto, harina de soya brasileña fue descargada del buque San Álvaro a los muelles al lado donde descargan la carne de JBS.

A las dos semanas de salir de Brasil, los contenedores refrigerados con carne blanca son descargados y despachados. La estatal Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas CASA, monitorea cada contenedor diariamente. Funcionarios del puerto dicen que la comida subvencionada se canaliza a las tiendas estatales en las zonas más amenazadas por disturbios o por la campaña de la oposición.

El cierre de la frontera con Colombia

Recientemente, el gobierno de Maduro declaró el estado de emergencia en parte de la frontera con Colombia, alegando que el contrabando de mercancías empeoró la escasez, una medida que los críticos consideran chivos expiatorios para desviar la atención sobre sus políticas fallidas.

En comparación con el precio y la eficiencia proporcionada a los bienes de JBS, los otros productores de alimentos se enfrentan a una perspectiva diferente. Un matadero privado venezolano, por ejemplo, vende carne de vaca localmente criada a un supermercado privado por alrededor de apenas el 16 por ciento del precio de la carne brasileña, según Franz Rivas, director ejecutivo de la La Asociación Venezolana de Frigoríficos y Mataderos Industriales ó Asofrigo. Y un contenedor importado por una empresa privada venezolana puede esperar durante semanas en un barco fuera del puerto y tomar hasta dos meses en trámites de aduana, según Cavenbra y también la Cámara de Comercio de Puerto Cabello.

El programa de redistribución de tierras del gobierno venezolano – parte de la confrontación de los socialistas con el sector privado – ha llevado a muchos ganaderos fuera del negocio. Se ha reducido la producción nacional de carne de vacuno del 60 por ciento del mercado hace una década a apenas el 20 por ciento, según el Consejo Venezolano de la Carne ó Convecar y el Departamento de Agricultura de EE.UU ó YSDA

Venezuela ha pasado en el último año de ser el segundo mayor importador de ganado del mundo para traer a casi nada, de acuerdo con el USDA. La matanza local ha colapsado tanto, dijo Rivas, que cada miembro de Asofrigo ahora opera con pérdidas.

Créditos para: http://www.lapatilla.com/site/2015/09/08/joesley-batista-el-multimillonario-brasileno-y-su-increible-contrato-con-el-gobierno-de-venezuela/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s